Archivo de la etiqueta: oro

Inflacion y descubrimiento de America

Luego del descubrimiento de America, la inflación en España y Europa se disparó; estas notas académicas resumen muy bien porqué.
[adsense_id="1"]
En inflación y descubrimiento de América veremos las consecuencias económicas en España y Europa al recibir todo nuestro oro, plata y piedras preciosas. Pues obviamente aparte de enriquecer las arcas hispánicas y de los comerciantes que extraían nuestros metales o se los quitaban a los indígenas, ocasionó una impresionante elevación de los precios, una inflación ocasionada por un aumento en el aprovisionamiento de la más dura de las monedas duras.
Los aumentos de precios ocurrieron primeramente en España; luego siguiendo el cauce normal de los negocios, los ibéricos salían a comprar a Francia, los Países Bajos e Inglaterra y llevaban a estos destinos la inflación portada.
Se dice que Andalucía, entre 1500 y 1600 los precios subieron unas cinco veces más (es decir que se multiplicaron por 5). En Inglaterra, tomando como punto de partida la última mitad del siglo XV (antes de la gesta de Cristóbal Colón) y siendo esta la base 100, para la última década del siglo XVI estaban los precios en 250 y, ochenta años más tarde, en la década de 1673 a 1682, llegaba a 350. Después de 1680 los precios se nivelaron y aun descendieron, luego de hacerlo en España, por supuesto. Un comentario pertinente: fueron las alzas de los precios las que dieron publicidad al Descubrimiento de América, no fueron los relatos de los conquistadores; fue sentir en carne y bolsillo propio que la carne estaba más costosa, que unos cuantos derrochaban metal dorado mientras ellos ganaban, proporcionalmente menos. Se empezaba a demostrar que el dinero tiene relación sobre los precios, lo que se ha dado en llamar la teoría de la cantidad del dinero. ¿Qué es la teoría de la cantidad de dinero? Dicha teoría afirma básicamente que estando todas las otras variables igual, los precios varían directamente con la cantidad de dinero en circulación.
[adsense_id="1"]
Pero hubo otra consecuencia medible de la labor colonizadora de España en América. Los salarios subieron, quedando en dicho país relativamente a la par con los precios; pero en el resto de Europa no sucedió así, los salarios quedaron rezagados mientras los precios subían, influyendo en tal fenómeno las diferencias en el crecimiento de la población. Luego la inflación tuvo un profundo efecto en la distribución de los ingresos, perjudicando en primera instancia a los que tenían menos.
«La pérdida de los que recibieron retrasado el aumento de salarios fue a su vez la ganancia de los que tenían que pagarlos y que recibieron los precios aumentados y en alza. El resultado fue utilidades mayores.»
Luego la plata y el oro americano (y sus consecuencias) financiaron y estimularon el capitalismo europeo, dado que a precios y salarios altos las utilidades también eran elevadas. Habiendo excedentes importantes los capitalistas se sentían motivados a reinvertir sus utilidades y a crear o a ensanchar mercados.
¿Y que otra cosa podemos decir del oro americano? Aseverar que solo una fracción ínfima de este metal fue robado a los templos o a los indígenas directamente y que la mayor parte provenía de las minas. Además de esto, que no todo fue oro, es más, luego de los primeros años casi todo era plata (por lo menos el 85%).El recorrido de estos metales preciosos concluía su primera estación en las casas de moneda españolas donde eran acuñados, luego pasaban a los centro comerciales del norte de Europa, donde también llegaban de contrabando metales; otra porción de dichas monedas iba para pagar las tropas españolas en todos sus frentes de batalla.[1]
[adsense_id="1"]
[1] Bibliografia consultada: Galbrait John Kenneth. El Dinero, de donde viene y adonde va. Editorial Diana Colombiana Ltda., Bogotá, 1983, páginas 21-27.

Precios del oro y la plata

Los precios del oro y la plata andan por las nubes, todo como un coletazo de la crisis económica mundial y de la merma en la confianza del dolar como moneda fuerte, que se revalorizaría frente a la inflación.

[adsense_id="2"]

Desde pequeño he sabido que el oro y la plata, así como las gemas, pueden ser un refugio en medios económicos inestables. Pero no el oro y la plata como joyas sino como metal, en gramos u onzas.

[adsense_id="2"]

Relatan las novelas sobre cataclismos atómicos y tiempos apocalípticos, que lo primero que hacen bancos y hasta el Vaticano, es guardar en sitio seguro los lingotes de oro y las obras de arte como protección frente a eventualidades futuras. El asunto es que en la bolsa de valores también estos minerales se han disparado. A la fecha, la onza de oro se transa en 1.517-1.518 dólares y la onza de plata en 48,8 dólares (al 25 de abril). Esta subida obedece a que los inversionistas asiáticos frente al estado de sus economías han corrido en masa a comprar plata y oro para asegurar sus finanzas privadas. Porque en este ambiento convulso no hay euro o libras esterlinas que valgan para dar tranquilidad a los inversionistas, estos, vuelven a lo básico, los metales preciosos. Nada de raro tendría que otros como el platino, el paladio o el Rodio disparen sus cotizaciones. India es el mayor consumidor actual de oro en el mundo, pues es un regalo preciado en bodas y festividades. El año pasado compró más de 900 toneladas del metal precioso.

[adsense_id="2"]

Los precios del oro y la plata acaso sigan subiendo mientras los inversionistas no tengan claro que Estados Unidos pueda pagar su deuda y por tanto seguir teniendo una moneda fuerte.