Categorías
Industria

Historia del automovil 1936

Hagamos una breve historia del automóvil hasta 1936 para delicia de los fabricantes y de los aficionados a la historia y a los autos en todo el mundo. Para lograrlo voy a juntar dos artículos previos en una sola publicación.
Los automoviles han cambiado la existencia de distintas zonas del mundo y han llegado a incidir hasta en la planificación económica mundial.

Es en Norteamerica donde los automoviles han tenido un mayor impacto como producto y aspiración para las masas. No obstante a los automoviles se les endilga algunos de los mayores males del siglo XXI como pueden ser la expansión suburbana, la contaminación del aire y la disminución de la cohesión social[1].

Pero, ¿Cuál es la historia de los automoviles? ¿Cómo surgieron?
Los automoviles modernos como los concebimos actualmente, un vehículo de cuatro ruedas y motor (bien sea de diesel o gasolina como combustible) de combustión interna, se remonta a las últimas décadas del siglo 19 por cuenta de los alemanes Gottlieb Daimler y Karl Benz, quienes fueron dos de los primero inventores europeos que llevaron a cabo con éxito, ensayos o pruebas de automóviles en 1885 y 1886. Durante cinco años, Benz obtuvo la distinción de convertirse en el primer fabricante de automóviles en el mundo. En 1893, Charles y Frank Duryea empiezan a organizar carreras de autos (siendo pioneros en Estados Unidos) en Springfield, Massachusetts (exactamente, la ciudad famosa para los latinoamericanos adictos a los Simpson). Dos años más tarde las carreras de automoviles ya tenían gran repercusión pública, tanto que se tradujo en un acusado interés por los “horseless carriages” (carros sin caballos) y el Duryeas se convirtió en el primer automóvil manufacturado en los Estados Unidos en 1897.
Con el cambio de siglo mas de 30 empresas se unieron a ellos en la venta de más 2.500 coches al año. En 1900, unos 8.000 automoviles estaban registrados en Estados Unidos, pero, al igual que sus homólogos europeos, los vehiculos de los norteamericanos eran caros, básicamente carruajes “lujosos” para personas ricas.
En 1901 Ransom E. Olds producía los primeros automoviles de bajo precio del mercado, el Oldsmobile, que se vendía por unos 650 dólares. Para el mercado de autos un tanto más costosos, se alió con Henry Ford, quien fundaría la Ford Motor Company en 1903. El éxito arrollador del modelo N de Ford, que se vendía por 700 dólares en 1907, demostró que se podía ensanchar aun más el mercado de automoviles. Ford vendió más de 8.000 modelos N entre 1907 y 1908 y acumuló un millón de dólares en beneficios.

Durante la primera guerra mundial la Ford Motor Company seguía siendo el más grande fabricante de automoviles del mundo, debido al contundente éxito del modelo T, que debutó en el mercado entre 1907-1908 y que marcó un hito revolucionario en la sociedad norteamericana[2].

La primera planta de Ford, en Mack Avenue, Detroit, Michigan, era como el punto de encuentro de las autopartes producidas en otras latitudes: las carrocerías de los automoviles de Ford, por ejemplo, eran construidas por los hermanos Dodge, antes de ser enviadas a la línea de montaje de Mack Avenue. Ford simplificó al máximo las operaciones de su línea de montaje y empezó a producir muchos de sus componentes para garantizar la entrega a tiempo y el flujo constante de producción. Pero no fue sino hasta cuando Ford construyó su planta en Highland Park, Michigan, en el año de 1909, que la producción en masa de los automoviles comenzó en serio. De acuerdo con el sistema que comenzó a llamarse “fordismo”, cada una de las tareas en la línea de montaje se implificó y volvió rutinaria, permitiendo a Ford dejar de depender de mano de obra costosa. Dondequiera que las máquinas podían emplearse en lugar de mano de obra humana, Ford hizo la respectiva inversión tecnológica. Sus administradores también experimentaban con la línea de producción hasta dar con la mayor tasa de producción sin poner en peligro la calidad del producto final.

[1] Las distancias se acortaron, la movilidad laboral fue posible, el turismo terrestre ingresó como opción para las diversiones sin los contratiempos de otros sistemas.
[2] Ford no inventó el automóvil; el modelo T no fue el primer auto. Pero su gran contribución a la industria del automóvil, fue el diseño de un modelo tan simple y asequible al presupuesto del norteamericano promedio. Para 1908 del modelo T fueron vendidos más de 10.000 unidades a razón de 825 dólares la unidad (el equivalente a unos 19.000 dólares del 2007 utilizando el índice de precios al consumidor). Debido a las innovadoras técnicas de producción, el precio bajó a 575 dólares (alrededor de 12.000 dólares americanos del 2007), disparándose las ventas del mismo. Para 1914, Ford controlaba el 48% del mercado del automóvil. Sus nuevas plantas producían un automóvil T cada 93 minutos.
Para 1927, Ford producía un coche cada 24 segundos y el precio bajó hasta $300 (cerca de $3,500 en 2007).

Pero en Ford no todo era dicha, no al menos desde el punto de vista de los trabajadores internos, quienes consideraban que la planta era deshumanizante, el trabajo monótono y el ritmo embrutecedor. De ahí que las tasas de ausentismo laboral fueran tan elevadas, cerca del 10% diario. Buscando combatir este “problemita”, Ford propuso entonces un publicitado plan de incremento salarial a cinco dólares día para los trabajadores de su fábrica, que ganaban $2,34, añadiendo ahora un porcentaje sobre los beneficios, permientendo que algunos obreros más dedicados ganaran hasta los 5 dólares. Los otros fabricantes de automoviles copiaron rápidamente la idea de Ford, pero fue este quien se llevó la fama de filantrópico y las acusaciones de “dañar” el mercado laboral. Pero de alguna manera hizo soñar a sus trabajadores con la posibilidad de adquirir a su vez, para ellos, un vehiculo. Para la decáda de 1920, el 47% de los trabajadores de Ford eran propietarios de automoviles (algo extraño y destacado dentro de los trabajadores no calificados en norteamerica e inimaginable en otro país).

La competencia y el crecimiento de General Motors.
Entre 1900 y 1910 el número de automóviles matriculados pasó de unos 8.000 a 469.000 en los Estados Unidos. A pesar del continuo crecimiento de las ventas, la industria del automóvil se ha caracterizado por la volatilidad y la incertidumbre. Por lo menos 300 de las 500 compañías de autos vigentes entre 1900-1908 en norteamerica, ha salido del negocio. El típico fabricante de autos “primíparo” estaba sub capitalizado y presionado para devolver rápidamente la inversión a los capitalistas, quienes veían el negocio como un riesgo especulativo y nada más.
Después que Olds y Ford incrementaron drásticamente la producción de sus líneas de ensamblaje, la mayoría de sus competidores no pudieron aguantar el ritmo de la industria.Con los requisitos de capital para las grandes factorías, la creciente necesidad de más herramientas y fábricas e inclusive, salarios más altos, el mercado de los hacedores de autos se limitó, dejando a los pocos en la lid con mayores perspectivas de crecimiento.
Hasta 1911 cuando fue anulada la llamada patente Selden, que exclusivizaba el permiso para fabricar automoviles tan solo a unos 32 empresas (donde no estaba incluida Ford y quien fue uno de los que apoyó el derribo de tal prohibición), que las otras empresas se vieron obligadas a organizarse y a aliarse para poder competir contra las mejoras del señor Ford. Es así como el uno de los afililiados y adalides de la Asociación de fabricantes de automoviles con licencia (ALAM, Association of Licensed Automobile Manufacturers), William C. Durant, funda General Motors en 1908 y fusiona con los meses varias líneas de automoviles. No obstante, y a pesar de compartir los principios industriales del fordismo, GM toma un enfoque comercializador novedoso: no se enfocó como los vehículos de la competencia en un solo vehículo económico y masivo, sino que apuntó a toda la gama de vehículos, desde los de bajo precio hasta los de altas prestaciones. En la cima estaban los autos Cadillac, seguida de Buick y Oldsmobile; para la clase media comercializaban el Pontiac y hacían lo mismo con el Chevrolet para las clases populares. Cada año hacían algunas mejoras así estas solo fueran estéticas para destacar de su más fuerte competidor. Pero la gran diferencia entre estas dos compañías fueron las ventas a crédito y de contado. GM estableció en 1919, la General Motors Acceptance Corporation para otorgar créditos al consumidor y pudiera adquirir más fácilmente su vehículo (como una compañía de financiamiento comercial actual).

Para 1921 la mitad de los vehículos se adquirían a plazos y es en 1930 cuando GM sucede a Ford como la empresa fabricante de vehículos más grande de los Estados Unidos; mientras tanto Ford se batía con honores frente a Chrysler Corporation por la segunda plaza. Estos tres grandes siguieron casi impasibles desde 1930 hasta 1970 en que las condiciones del mercado mundial cambiaron rotundamente.
Para 1936 GM poseía el 43% del mercado americano, Chrysler el 25% y Ford el 22%. El restante 10% estaba en manos de unas pocas empresas independientes- Hudson, Packard, Studebaker, Willys, etc…- que para 1960 debieron o fusionarse o sencillamente desaparecer.

Leer también: Historia del automovil hasta 1960; Historia de la General motors
Ediciones 2013-18

Language: Español