Anecdotas sobre Abogados

Estas son alguna anécdotas sobre los abogados, que ojalá nos hagan reflexionar un poco al respecto:

[adsense_id=»1″]

Es falso que los abogados no hagan nada. Se reúnen y deciden que no hay nada que hacer.

Lema del colegio de abogados: El hombre que es su propio abogado tiene por cliente a un imbécil.

Derecho internacional: El famosos erudito Hersch Lauterpacht solía decir: «El derecho internacional no es tan bueno. Crea leyes que los malvados no obeden y los honestos no necesitan».

Infierno: Un hombre de negocios llegó ante las puertas del cielo y, al ser interrogado por San Pedro, reclamó su derecho a un abogado. «Lo siento, dijo Pedro, no tenemos ninguno aquí arriba».

[adsense_id=»1″]

Contratos: era un curioso contrato. La primera cláusula prohibía que leyeras alguna de las otras.

Orejas: El famoso abogado norteamericano Clarende Darrow solía contar esta historia para mostrar con qué facilidad incurren los abogados en el error de efectuar una pregunta de mas. Un hombre fue acusado de haber arrancado de un mordisco la oreja de otro hombre. Su abogado preguntó al testigo: » ¿vió usted a mi cliente morder la oreja de la víctima?» – No señor. En lugar de detenerse allí, el abogado prosiguió en tono triunfal: «¿cómo puede entonces, testificar que mi cliente arrancó de un mordisco la oreja de la víctima?» – ¡Porque la ví escupirla!.

Cómo llevar un caso.

Si los hechos están de su lado, apóyese en los hechos…Si las leyes están de su lado, apóyese en la leyes…Si nada está de su lado, no se apoye en las rejas, algunas están electrificadas.

Perjurio. El fiscal interroga a un hombre que alega haberse lesionado el brazo y el hombro en un accidente: «Enséñenos hasta qué altura puede alzar el brazo, por favor». El testigo levanta el brazo apenas unos centímetros, con evidente esfuerzo y dificultad. «Ahora muéstrenos cuánto podía levantarlo antes del accidente..» Y el brazo se eleva rápidamente en el aire.

[adsense_id=»1″]

La verdad. Hay tres versiones en todo pleito legal (cosas de abogados): la del acusador, la del defensor y la verdad.

Abogados, queridos por unos, abominados por otros, pero terriblemente necesarios para todo aprieto con esas minucias legales.

Leer también: competencias laborales

Entre primos

[ad#co-1]

Entre primos. ¿Porqué nos sentimos atraídos hacia nuestros primos y primas? Y que conste que no es una apología de este tipo de relaciones (personalmente tengo novia y no es mi prima), tan solo una óptica menos ortodoxa que las tradicionales al respecto.

Si nos remitimos al mundo animal, vemos que es una práctica común; entre los humanos, sobre todo en la antigüedad era un práctica alentada culturalmente para preservar «la honestidad de alma y la pureza de la sangre». ¿Cómo es esto? Debido sobre todo al falta de movilidad de las familias, que decidían quedarse en la misma área durante generaciones, eran muy frecuentes las relaciones consaguíneas o entre primos, debido sobre todo a las grandes distancias de las urbes. Pero no nos llamemos a mentiras, habrían otras ventajas de las relaciones o matrimonios entre primos: los valores culturales de la familia pasan fácilmente de padres a hijos; aunque no se quiera reconocer, entre parejas de primos, es más probable que la pareja sea compatible, sobre todo en entornos extraños; disminuye las tasas de divorcios y, minimiza la posibilidad de fragmentar las riquezas familiares de una generación a la siguiente. Y para acabar de señalar sus posibles ventajas, según estudios del genetista C. D. Darlington, las parejas de la misma familia producen dos veces más nietos que sus contrapartes no emparentadas.

Me vienen al recuerdo, mientras intento redactar este post, entre primos, la familia de los Rosthschild o la familia de Charles Darwin (sí, aunque no se crea era nieto de primos hermanos y, a su vez, se casó con su prima hermana). !Ah! Y no podemos olvidar al gran Albert Einstein.

Quienes temen a las relaciones entre primos, prejuzgan y hablan que los hijos de los mismos nacerán con cola. Pues ya sabemos que la probabilidad de nacer con defectos de nacimientos, para este tipo de hijos habidos en relaciones consaguíneas, solo es del 2- 3 % por encima del promedio general.

Parece curioso que los ortodoxos cristianos hablan de práctica condenable a este tipo de relaciones. Olvidan que la esencia del judaísmo en sus orígenes involucraba relaciones no solo incestuosas (entre padres e hijos) sino consanguíneas a más no poder y, sobre todo, olvidan que sus condenas no están claramente radicadas en su texto sagrado de cabecera.

Las relaciones entre primos cada vez son mejor aceptadas en las sociedades más cerradas, como algo natural, sin estigma de otros tiempos, sin prejuzgar a los implicados como contrarios a natura.

Y usted, ¿Qué piensa al respecto?
[ad#co-1]

Terrorismo suicida

[ad#co-1]

El terrorismo suicida es una constante en nuestro mundo. Los diarios y los telenoticieros los estigmatizan como pobres y locos…Pero los intelectuales como el antropólogo Scott Atran, opinan que son generalmente individuos educados, casi siempre de ingresos estables y sin ninguna patología psicológica significativa. Así que adiós a esas pre concepciones de que los terroristas suicidas actúan por desesperación. No señor.

Quienes hacen terrorismo suicida generalmente son individuos de clase media o alta; son sujetos pensantes que no se dejan manipular fácilmente por fanáticos extremos. Lo que hacen, independientemente de juicios de valor o de moral, lo hacen con pleno convencimiento y auto decisión; están plenamente convencidos que esta clase de actos de sacrificio, son necesarios para corregir el rumbo del mundo.

Si nos tomamos la molestia de leer los diarios de los kamikazes japoneses, nos daremos cuenta de lo inteligentes que eran estos; leían a los románticos alemanes y tenían apreciaciones propias sobre su entorno. No eran ni fanáticos ni locos, mucho menos asesinos efectivos en su diario accionar. Eran más bien personas pacientes, sosegadas, muy competentes y normales.

¿Cual es la causa del terrorismo suicida?

La impotencia tal vez, de un pueblo ideológicamente devoto que infiere que por medio de una lucha justa le será imposible alcanzar sus metas, ya que está en franca desventaja.

Pero…matarse en aras de una causa…¿es muy normal? Es la pregunta del millón. Y creo que sí, como lo hacen los miembros de las fuerzas militares, plenamente convencidos de defender a sus compañeros y a su pueblo, debido a la intensiva ideologización a que están sometidos. Los terroristas suicidas hacen lo mismo solo que lo extreman.

Luego para combatir el terrorismo no basta combatir a la pobreza ni al analfabetismo, debido a que en general los terroristas no son ni pobres ni analfabetas. Así se apropien de las causas populares, donde las masas sí lo son. Puede ser asunto de dar más espacios políticos, oportunidades y libertades efectivas a quienes dicen defender, balanceado con planes de desarrollo realistas.

Esto del terrorismo suicida, un tema para rumiar y seguir sacando conclusiones.

Leer tambien: septiembre 11 2001,

[ad#co-1]