Categorías
ciudades

Armero Guayabal

No podía cerrar este ciclo sobre Armero sin hablar del actual Armero Guayabal, un bello municipio del Tolima.

Generalidades

Sobre territorios que en su mayoría son planos o ligeramente ondulados (su altitud promedio es de 355 metros sobre el nivel del mar y su temperatura media unos 27 grados centígrados), en los que también se encuentran accidentes orográficos destacados como los de las cordilleras Las Cruces y Lumbí, las cuchillas Buenos Aires, Cajones, Camiseta y Retiro, el alto de Santo Domingo, y los cerros Cabrera, Corral Falso, Gallego, Guacamayero, Horizonte, Muchilejo, Netú y Santa Bárbara, correspondiendo casi todo al piso térmico cálido y regados por los ríos Guamo, Lagunilla, Magdalena y Sabandija y algunos afluentes de menor caudal, aproximadamente a 102 km al nororiente de Ibague, está ubicada la población de Guayabal, actual cabecera del municipio de Armero.

Armero Guayabal

Historia

Atraídos por la fertilidad de sus tierra, en 1840 se habían formado dos pequeños caseríos a lo largo de las orillas del río Lagunilla, conocidos con los nombres de Tasajeras y San Lorenzo (Se dice que habían sido fundados mucho antes por Marco Sanín, Sinforoso chacón, Raimundo melo y Aureliano Bejarano), los que el en 1845 fueron arrasados (Ver Volcan Nevado del Ruiz). Hacia 1861 ya se comenzaba a formar un nuevo pueblo con el nombre de San Lorenzo, el cual, al adelantarse la construcción del ferrocarril Ambalema-Honda en 1895, tomó gran auge; a principios de 1909, un rico hacendado donó terrenos para facilitar las construcciones y el 29 de septiembre de ese mismo año, el general Rafael Reyes, como presidente de la República, erigió el poblado en cabecera municipal. En 1930, el nombre San Lorenzo fue cambiado por el de Armero, en homenaje al prócer de Mariquita, José León Armero. El Pueblo en poco tiempo llegó a ser uno de los más importantes del Tolima, gracias al empuje de sus habitantes, a la fertilidad de sus predios y al comercio que allí se estableció.
Armero Guayabal
En la noche del 13 de noviembre de 1985 sucede la tragedia de Armero. Desaparecidas la iglesia, las casas, los árboles, el ganado, las haciendas, los cultivos, todo quedó sepultado por el barro. Los sobrevivientes fueron trasladados a las poblaciones vecinas y un tiempo después, el pueblo que fuera una inspección de Policía, Guayabal, fue adoptado como nueva cabecera municipal. La agricultura y la ganadería son la base económica del muncipio de Armero-Guayabal.

Algunos datos históricos sobre censos hechos en la población: En 1951 vivía en Armero-Guayabal unas 20.870 personas (casi a partes iguales repartidas entre zona rural y urbana); para 1964 ya eran 26.734 (de las cuales más de 17.000 vivían en zona urbana del municipio y el excedente en el campo); en 1973 el censo de población nos muestra que habían en Armero Guayabal 27.358 pobladores, de los cuales 19.667 vivían en zona urbana; en 1985 habían 25.610 pobladores (3.181 en zona urbana y 21.045 en zona rural); en 1993 ya habían 20.799 habitantes en total, mientras que en el casco urbano residían 4.018 personas.

Armero Guayabal

ANEXOS

EL mártir de Armero
Armero Guayabal

El sacerdote Pedro María Ramírez Ramos nació en la Plata (Huila) el 23 de octubre de 1899 en el seno de una familia conservadora. Era hijo de ramón Ramírez e Isabel Ramos.
Sus estudios primarios los hizo en su pueblo natal y luego fue enviado junto con su hermano a Seminario Menor de La Mesa de Elías (Garzón).
El 4 de octubre de 1915 pasó al seminario mayor de María Inmaculada de Garzón, donde dos años más tarde recibió las órdenes menores. Llegado 1920, El Mártir de Armero es saltado por sendas dudas sobre su vocación sacerdotal y se retira temporalmente, dedicándose al magisterio, cumpliendo esta labor en Garzón y Colombia (Huila), así como Alpujarra Tolima.
Acabo del año de 1928 re-ingresa al seminario, esta vez en Ibagué. El 14 de noviembre de 1930 recibe el subdiaconado[1] y en 1931 fue ungido con los óleos sacerdotales.
El Mártir de Armero fue nombrado inicialmente sacerdote en Chaparral[2]por el Obispo Pedro María Martínez, el 1 de julio de 1931.
El 6 de julio de 1934 fue nombrado como cura párroco de Cunday, donde se posesionó el 3 de Agosto del mismo año. En Cunday, la propaganda protestante había logrado relativo éxito y con este sector laicizista tuvo sendos enfrentamientos en Andalucía y en el casco urbano, hasta el punto de temer por su vida.
Durante su Vicariato se compraron los terrenos donde hoy se erige la casa cural; así mismo fue el directo responsable de la erección de la Torre de la Iglesia.
El 23 de julio de 1943 es trasladado a Fresno[3].
El 10 de julio de 1946 marcha a la Parroquia de Armero[4]. Uno de sus grandes proyectos era levantar un gran templo, en plena revoltura política de la nación.
El 9 de Abril de 1948 en Armero. Venía el Mártir de Armero del Hospital, de ver unos enfermos cuando percibió alboroto e imprecaciones fuertes por las calles; llegado a la casa cural se entera de la muerte de Gaitán. Las turbas llegan efectivamente hasta su puerta, apedreándola. Luego de las cinco de la tarde, las masas ebrias rompen a machete la puerta piden a las monjas del convento y al sacerdote que entreguen las armas que tienen ocultas. En tanto buscan, destrozan el lugar.
El 10 de Abril de 1948 en Armero, es asesinado a machetazo limpio por alias «manoñeque»[5]y sus secuaces.[6]
[1] Ceremonia donde el ordenado renuncia al matrimonio y solo con una dispensa papal podría volver al estado secular.
[2] Vicario cooperador o coadjutor.
[3] Pueblo de raíces antioqueñas; gentes laboriosas y religiosas por antonomasia.
[4] Antes llamada San Lorenzo.
[5] Camilo Leal Bocanegra.
[6] RESTREPO Daniel S.J., El Mártir de Armero, La vida y sacrificio del Padre Pedro María Ramírez Ramos, victima de la revolución del 9 de Abril de 1948, Bogotá, Imprenta Nacional 1952.

Reclamo a Dios

Este vals fue compuesto por el Maestro Rodrigo Silva Ramos para rendir tributo a los desaparecidos en la tragedia de Armero del 13 de noviembre de 1985.

Vengo de recorrer el sufrimiento/ vengo de sentir el dolor/ vengo de compartir triste lamento/ vengo desde muy lejos/ y vengo de hablar con Dios.
Perdón señor si te pregunto dónde estabas/ aquella noche que volteaste al mirada,/ no quisiste mirar hacia mi pueblo/ se lo llevó el dolor y el sufrimiento/ no quisiste mirar hacia mi pueblo/ se lo llevó el dolor y el sufrimiento.
Aquel Armero del pasado/ ya no existe/ Nieves eternas se llevaron sus recuerdos/ ya no existe el camino/ tan solo se oye el eco/ el bastón y los pasos del abuelo (bis).
Y vengo a recordar aquella noche/ noche de llanto, de tristezas y nostalgia/ niños y viejos, cayeron en tus plantas/ se fueron para siempre, / ¿Señor, en donde estabas? (bis).

Por Angel Eulises Ortiz

Consultor en marketing online, SEO , SEM ; Blogger, curioso; amante de la tecnología, que quiere entender su entorno, la evolución de la publicidad e Internet; tel- ☎ : +573214800273