Categorías
Biografia

Cleopatra VII, historia, biografía, quien fue, que hizo

Cleopatra VII, historia, biografía, quien fue, que hizo.

Cleopatra Filopator Thea, Cleopatra VII (Cleopatra divina amada de su padre) había nacido entre el 68-70 A.C. y falleció hacia el año 30 antes de nuestra era.

Cleopatra VII fue una famosa reina egipcia, famosa en la historia, el drama y hasta en el cine, como la amante de Julio César y más tarde la esposa de Marco Antonio. Se convirtió en reina a la muerte de su padre, Ptolomeo XII, en el 51 a.C. y gobernó sucesivamente con sus dos hermanos Ptolomeo XIII (51-47 aC) y Ptolomeo XIV (47-44 aC) y su hijo Ptolomeo César XV(44-30 aC).

Luego de que los ejércitos romanos de Octavio (el fufuro emprerador Augusto) derrotó a las fuerzas combinadas de Marco Antonio y Cleopatra. La reina egipcia entonces se suicidó y Egipto cayó bajo la dominación romana. Cleopatra VII marcó la política romana y representó mejor que ninguna otra mujer de la antigüedad, el prototipo romántico de la femme fatale.

Fue hija del rey Ptolomeo XII Auletes (el flautista, pues antes que un gran político,era un gran intérprete de este instrumento); estaba destinada a ser la última reina de la dinastía macedonia que gobernó Egipcio entre la la muerte de Alejandro Magno en el 323 aC y su anexión por Roma en el año 30 aC. La línea había sido fundada por Ptolomeo I Sóter, un general de Alejandro. Por tanto Cleopatra era de origen macedonio y tenía en sus venas, poca o ninguna sangre egipcia, aunque autores como Plutarco, diría que solo Cleopatra se había tomado la molestia de aprender la cultura egipcia y se consideraba a sí misma como la nueva Isis. Retratos que existen en las monedas sobre Cleopatra, muestran una mujer de rostro vivo en lugar de hermoso, con una boca delicada, mentón firme, ojos brillantes, frente ancha y prominente.Su nariz no era muy bonita que digamos, pero su cuerpo, su coquetería y femineidad le abrían todas las puertas. Y tenía una voz cantarina y muy bien modulada.

El gobierno de su padre, quien se hizo llamar a sí mismo el «Nuevo Dionisio», no fue nada destacado. En todo caso tuvo cinco hijos, siendo Cleopatra Vii la segunda y tras la caída y muerte de su hermana Berenice IV (quien ya había hecho asesinar a Cleopatra VI), comenzó a gobernar a los 17 años, junto a su hermano y esposo, Ptolomeo XIV (los incestos en la historia egipcia era algo bastante común). Cleopatra VII era una mujer culta, preparada no solo en helenismo, matemáticas, astronomía y política, sino que además era políglota, hablando con propiedad 9 idiomas (entre ellos el egipcio, que le granjearía el amor de su pueblo; su casta se expresaba en griego) y un sinnúmero de dialectos. Cleopatra VII era mayor que su hermano y esposo por 5-8 años, luego el infante tendría tan solo de 10-14 años. La tradición era que los herederos del imperio, hombre y mujer, sin importar ni edad ni consanguinidad, contrajeran matrimonio y gobernaron conjuntamente. El mentor de Cleopatra y posiblemente uno de sus primeros amantes fue el mismísimo Pompeyo.

El hermano de Cleopatra VII y co-gobernante de Egipto guardaba rencor a su hermana, atendiendo tan solo a los consejos de protector, Potino (eunuco protector). Al enterarse de las relaciones de su esposa Cleopatra VII con Pompeyo, maquinó para asesinarla. Cleopatra abandonaría entonces la ciudad de Alejandría y huiría a Siria para preparar un ejército que le ayudara a recuperar el trono. Mientras tanto, Pompeyo venía huyendo de Julio César y arriba a la ciudad de Alejandría, donde Ptolomeo XIV participa en el complot para asesinarlo (y ganar puntos con Julio Cesar). El crimen lo perpetraría Septimio. Sería Pompeyo decapitado y su cabeza guardada para ser mostrada a Julio Cesar. Desde su exilio Cleopatra VII tuvo conocimiento de esto y sabedora del arribo a Egipto de Julio Cesar, decidió, verlo y hacer lo que fuera necesario con tal de recuperar su corona. Llega a su ciudad natal y para ingresar al palacio de Julio Cesar se hizo envolver, a manera de bulto de carga en una rústica tela; su criado la cargó y así ingresó a los aposentos del romano. Hizo de él, con sus múltiples encantos, su aliado y, al factor político se aunó la fuerte atracción física que el romano sentía hacia Cleopatra VII (una mujer de 21 años). Esa misma noche consumaron su pasión (pese a que Julio Cesar era un hombre casado). Largos días de amor y de entrega corporal se sucedían mientras los partidarios de cada uno de los hermanos en litigio se enfrentaban abiertamente y mucha sangre corría en la ciudad.

El ejército romano produjo un incendio (el César con pocas tropas para resistir el asedio de Ptolomeo se fortifica y manda quemar sus naves mientras espera refuerzos del exterior) cuyas llamas alcanzaron la famosa biblioteca de Alejandría, cuyos miles de rollos se convirtieron en ceniza. Los refuerzos romanos llegaron la primavera siguiente y su hermano Ptolomeo huyó y se ahogó en el Nilo. Cleopatra VII fue regresada al trono egipcio . En Junio del 47 aC daría a luz un niño, Ptolomeo César (conocido por el pueblo de Alejandría como Cesarión o pequeño César). Un año más tarde Julio Cesar arregló sus asuntos más relevantes en Roma y obtuvo victorias en Africa y España; corría el año 46 aC y mandó llamar a Cleopatra VII a Roma; esta sensual mujer de 23 años acude al llamado de su amante. Julio Cesar instala a Cleopatra en una mansión cercana al Tíber; la gobernante egipcia sale poco, es consciente de la hostilidad que le tenían los romanos. Su amado le hizo levantar una escultura de Cleopatra en oro, erigida en el templo de Venus Genetrix, antepasada del César según se decía. Estaba ella en la ciudad de Roma cuando el 15 de marzo del año 44 antes de nuestra era, una conjura de senadores segó la vida de Julio Cesar. Muerto su amado, nada tenía que hacer en la capital del Imperio romano. Deseaban sucederlo quienes lo asesinaron pero la oposición de Marco Antonio, uno de los más cercanos colaboradores del emperador asesinado, se los impidió. Se desata entonces una guerra civil entre Marco Antonio y Octavio (hijo adoptivo de Julio Cesar) ; Lépido unió sus fuerzas a las de Octavio y, los tres líderes decidían los rumbos del Imperio.

Marco Antonio decide encontrarse con Cleopatra en Tarso, Asia Menor. A la sazón Marco Antonio contaba con 42 años y la egipcia 27. El romano quedó deslumbrado (y olvidó a su esposa Fulvia), pese a llevar una vida desordenada y ser amigo del vino y de las mujeres. Lo conquistó y lo llevó consigo hasta Alejandría donde convivieron juntos como pareja (presos de su pasión e intensa lujuria) y engendraron tres hijos, para enojo de Octavio y de los romanos que lo veían como un traidor. efectivamente, sobre el año 40 aC Cleopatra VII dió a luz a gemelos a los que llamó Alejandro Helios y Cleopatra Selene (aludiendo por supuesto al sol y a la luna).

Pero Marco Antonio debió regresar a solucionar los problemas políticos en Roma; aceptó casarse con Octavia (hermana de su rival). Tres años después la convivencia era muy complicada entre estos dos personajes. Prefirió regresar a Alejandría al lado de su exótica Cleopatra VII. El senado romano declara la guerra a Marco Antonio y a Cleopatra. La batalla naval de Actium fue un desastre para los amantes aliados y perdieron, el 2 de septiembre del año 31 aC, debiendo huír hacia Egipto. Mientras Marco Antonio atendía el frente de batalla y Cleopatra iba hacia hacia sus aposentos, el general romano se entera de la falsa noticia que su «mujer» había muerto, entonces decide poner fin a su vida lanzándose sobre su espada. Cleopatra sepultó a Marco Antonio y se suicidó, pues no quería ser el trofeo de guerra de Octavio. La tradición cuenta que se hizo morder de una serpiente ponzoñosa y fue hallada junto a sus cridas, muerta. Tenía 39 años. Su ultima voluntad escrita fue ser enterrada al lado de Marco Antonio, algo que Octavio concedió. ¿Y qué pasó con los hijos de Cleopatra? Cesarión falleció a los 17 años; sus otros tres hijos fueron tomados por Octavio quien los llevó a Roma. Nada sabemos después de eso.

Ciceron era su gran detractor; no la soportaba, hablaba de ella como una ramera. Pascal decía jocosamente que si Cleopatra hubiera tenido la nariz un tanto más pequeña y bonita, la historia habría sido diferente.

Ediciones 2010-15-18

Language: Español