Categorías
filosofia educacion

La moral de Sartre

La moral de Sartre. La ética de Sartre, producto de la ontología existencialista. Miremos la moral de Sartre , que puede calificarse de moral existencialista , como Sartre la expresó en tres obras:

  • – Cuadernos para una moraleja
  • – Crítica de la razón dialéctica
  • – Ser y Nada

Sartre , tras la ontología construida en Ser y Nada , anuncia al final de la obra una práctica, una filosofía ética. En Cahiers pour une morale et l ‘ Existentialisme est un humanisme, Sartre intentó dar un sentido práctico a la fenomenología, es decir, identificar las consecuencias para el sujeto de su radical libertad ontológica. La ontología es el camino natural de la ética.

Sartre y la moral materialista y marxista:

Sartre quiere separar el valor del materialismo histórico (= reintegración del sujeto moral en la positividad del ser-en-situación) y la metafísica materialista.

Para Sartre , ya no podemos sostener que el “yo crea el mundo”, ni que el mundo ha creado al yo, porque el yo y el mundo son contemporáneos: el Para-sí y el mundo surgen concomitantemente.

Así, Sartre construye una ética de la finitud que quiere dar respuesta a la pregunta: ¿Cómo vivir la libertad del Para-Ser, ese ser que es lo que no es y que no es lo que es, y por tanto se define como apertura a las posibilidades ?

El Para-Sí mismo debe interiorizar su finitud, tiene que ser finito. Es esta meditación sobre nuestra finitud la que funda la moralidad, en lugar de quitarle todo significado.

De hecho, la finitud implica que estoy en un mundo que no controlo, mis acciones pueden tener infinitas consecuencias. Pero es porque se me escapa el destino de mis acciones que tengo que elegir entre posibilidades, de modo que soy pura libertad. Por tanto, las consecuencias de mis acciones deben ser reclamadas por el sujeto: “la libertad debe asumir lo que no ha hecho para reclamar lo que ignora ”.

¿Cómo puede la historicidad, estando en una época no seleccionada, ser compatible con mi libertad? Los dos son compatibles porque el sujeto es un proyecto de libertad, una proyección hacia el futuro, una transformación de su facticidad. Debemos actuar sobre la facticidad para reapropiarse de ella. La moralidad comienza con la captación de mi contingencia, con el deber de ser.

Sartre, Ontología y ética:

“ El Para-Sí mismo es el ser a través del cual existen los valores en la medida en que su libertad es la única fuente de valor ”.

La libertad es el momento de ir más allá de los hechos hacia los valores. La conciencia, como presencia de uno mismo, es también proyecto, ir más allá, estallar. El sujeto no es lo que es porque proyecta ser siempre algo diferente de lo que es. El cogito es una conciencia moral ya que la conciencia reflexiva (= quien piensa el ego) al mismo tiempo revela los valores.

Sartre, La ética de la intersubjetividad:

El cogito me revela la existencia de otros como mi propia existencia. El Para-Sí conduce así al Para-Otros. Sartre, de hecho, refuta el solipsismo (= sólo yo existe) y es el primero en considerar al otro en su relación moral ( el mit-sein de Heidegger es una relación ontológica abstracta que no dice nada sobre la coexistencia concreta). Sartre hace del vínculo entre yo y el otro el lugar de la filosofía práctica y moral.

La relación moral con los demás es aquella que evita la alienación (= dominación del Otro), que puede tomar 4 formas:

  1. alienación por parte de la naturaleza humana: la naturaleza define el ser como lo que debe ser (concepción esencialista del hombre)
  2. Alienación por ley y deber: para Sartre, “el deber es el otro en el corazón de mi voluntad, la esclavitud sin amo”. Sartre rechaza este sacrificio del individuo a la humanidad. El deber es sinónimo de alienación. Asimismo, Sartre es anti-legal porque mi libertad no puede ser reducida por la de los demás.
  3. Alienación a través de los valores: La idea de que los valores se dan, y no se crean, indica el espíritu de seriedad en Sartre. Los valores no son trascendentes, sino inmanentes.
  4. Alienación por parte del inconsciente: si es el inconsciente el que actúa por mí, no puedo ser responsable, por lo tanto libre, por lo tanto moral. El inconsciente es el otro en mi conciencia, una fuerza de auto-alienación.

El Otro es, por tanto, una categoría que permite pensar en todas las formas de alienación.

Sartre también plantea dos tipos de trascendencias: El Ego y Dios:

– El Ego es la parte en sí de la conciencia, es lo que otros hacen de mí. La libertad debe liberarse del yo y del yo como formas de la prioridad del Otro.

– Dios: el absolutamente otro que me domina, porque me dicta su ley y me da una esencia de la que no puedo escapar.

Por tanto, la moralidad se basa en el rechazo de la alienación, cualquiera que sea su forma. La libertad debe ser la creación del mundo, es decir, la anulación progresiva de la facticidad.

Sartre: Ética del individuo y ética del sujeto

La ética de Sartre no es una ética de la autonomía (cf. Kant y la ley moral ), sino una moral de la independencia, de la individualidad por la cual el sujeto se niega a someterse a una ley externa, se considera a sí mismo como la única fuente de valores.

La ausencia de esencia, en el hombre, es lo que hace posible la moralidad. Sartre postuló que una existencia libre crea valores, la relación no alienante con los demás y la tensión hacia la universalidad.

Leer también: Simone de Beauvoir y Zaza-historiaFenomenologia existencialAbsurdo, que es, definición, concepto, en que consiste

Por Angel Eulises Ortiz

Consultor en marketing online, SEO , SEM ; Blogger, curioso; amante de la tecnología, que quiere entender su entorno, la evolución de la publicidad e Internet; tel- ☎ : +573214800273

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.