Categorías
empresas

Ética de la comunicación

Ética de la comunicación.La ética de la comunicación se refiere principalmente a la comunicación humana mediada por tecnologías de comunicación, desde impresos hasta radio, televisión y otros medios electrónicos avanzados.

Como tal, asume la importancia de las responsabilidades éticas en la comunicación directa o inmediata, como la obligación de hablar con sinceridad, y busca reflexionar sobre cómo se trasladan a las circunstancias complejas que surgen con el desarrollo de la ciencia y la tecnología de las comunicaciones.

Debido al papel histórico desempeñado por la reflexión sobre la ética en relación con las tecnologías de impresión de circulación masiva en forma de periódicos durante la primera mitad del siglo XX, la ética de la comunicación tiene sus raíces en la ética del periodismo. Debido a la multiplicidad de medios de comunicación durante la última mitad del siglo XX, el términola ética de los medios se usa a veces como sinónimo de ética de la comunicación.

Contexto Contemporáneo

Las tecnologías de comunicación que producen y distribuyen información son un paraíso económico. Conglomerados multimedia masivos están en guerra por los billones de dólares en juego-Pearson PLC en Inglaterra, en Alemania Bertlesmann, Microsoft y Disney en el Estados Unidos , el imperio de Rupert Murdoch  y Sony de Japón.

Los magnates empresariales de estas compañías globales no se especializan en productos duros, sino que controlan imágenes, datos, software e ideas. Grupos de empresas de comunicación de alta tecnología están rediseñando el planeta. Las alineaciones geográficas anteriores organizadas por el poder político se están reordenando en términos de mega sistemas electrónicos.

La revolución no tiene lugar en abstracción, fuera de los asuntos cotidianos. La banca, el mercado de valores, los medios de entretenimiento y los militares representan los sistemas de comunicación electrónica más avanzados.

Sin embargo, la colección de fibra óptica , datos de supercomputadoras y tecnología satelital, aunque inevitablemente global, también es local y personal. Televisión, CD y CD-ROM, DVD y VCR, bases de datos en línea, canales de música rock , PC, videojuegos, teléfonos celulares y realidad virtual: la autopista electrónica se ha convertido en el mundo cotidiano de las sociedades industriales avanzadas

La vida pública en el siglo XXI está siendo alterada de manera compleja a través de tecnologías multimedia omnipresentes, y la ética es esencial para enfrentarse a ellas. El lenguaje es indispensable para la humanidad y para el orden social ; por lo tanto, cuando la capacidad de comunicación humana está mediada en formas fundamentalmente diferentes que antes, el impacto es sustancial y de gran alcance. Tener en cuenta la influencia social de las tecnologías de los medios es una tarea histórica y empírica, pero también es claramente el dominio de la ética de la comunicación.

La comunicación como símbolo

La visión dominante en los estudios de comunicación ha sido un modelo mecanicista de estímulo-respuesta basado en la ciencia empirista. Sin embargo, desde la década de 1990, la teoría de la comunicación.se ha complementado con un giro interpretativo.

Desde esta perspectiva, el discurso y la cultura humanos se vuelven fundamentales, y el lenguaje es el agente público a través del cual se realiza la identidad. Los individuos se integran en las unidades sociales a través del símbolo, el mito y la metáfora. La comunicación es el proceso creativo de construir y reafirmar a través de símbolos, con las culturas las construcciones que resultan.

En un enfoque simbólico de las comunicaciones, los conceptos no están aislados de sus representaciones. Las dimensiones sociales e individuales del lenguaje son un todo unificado. A través de la naturaleza social del lenguaje, los seres humanos integran mensajes específicos con el proyecto más amplio de formación cultural.

Aunque no son idénticos a lo que simbolizan, los símbolos participan en su significado. Comparten el significado de aquello a lo que apuntan. Los símbolos crean lo que los seres humanos llaman realidad. La identidad humana incrustada en las representaciones es importante para las personas.

Por lo tanto, las preocupaciones sobre el racismo, el sexismo y la discriminación por edad en el lenguaje no son marginales sino centrales para la comunicación socialmente responsable. La forma en que se representan raza, edad, género, clase, discapacidad, estado económico y etnia influye simbólicamente en las posibilidades de un orden sociopolítico justo.

Desde una perspectiva simbólica, cuando los símbolos están mediados tecnológicamente, los cambios en la vida y la cultura humana deben entenderse históricamente y evaluarse moralmente. Walter Ong (2002) llama a esto tecnologizar la palabra. La teoría simbólica supone que la historia de las comunicaciones es fundamental para la historia de la civilización, que el cambio social resulta de las transformaciones de los medios, que los cambios en las formas simbólicas alteran la estructura de la conciencia.

El académico canadiense Harold Innis (1951), por ejemplo, estudió la introducción del papiro, la imprenta, la radio y el telégrafo, y documentó un sesgo con respecto al espacio y el tiempo. Argumentó que los sistemas de comunicación oral están sesgados hacia el tiempo, haciendo que el tiempo sea continuo mientras que el espacio es discontinuo. Los sistemas de impresión, por el contrario, están sesgados hacia el espacio, haciendo que la geografía sea continua y dividiendo el tiempo en unidades distintas.

Así, desde la introducción de la escritura cuneiforme a los satélites de comunicación contemporáneos y la fibra óptica , las tecnologías de los medios han atraído una atención considerable: los estudiosos de la tradición simbólica examinan todos los cambios significativos en la forma tecnológica, asociándolos con alternancias en la cultura y en la percepción.

Dentro de este paradigma de sesgo en los sistemas de comunicación, el desafío intelectual es identificar las propiedades distintivas de tecnologías de medios particulares como los libros, el cine e Internet . A medida que el físico se adentra en el mundo de los átomos para comprenderlos desde adentro, los académicos de la comunicación, en lo que respecta a la televisión, las revistas o las vallas publicitarias, deben profundizar en sus propiedades estéticas para conocerlas de manera fundamental y distintiva (McLuhan, 1966).

Como premisa menor, Innis (1952) argumentó que una forma de comunicación tiende a monopolizar el conocimiento humano y hacer que otras formas sean residuales. Los medios de comunicación nunca existen inocentemente e igualmente uno al lado del otro.

Elizabeth Eisenstein (1979), por ejemplo, documenta la importancia primordial de la formación simbólica en su trabajo definitivo sobre la invención de la imprenta. La imprenta reformuló símbolos en una cuenca histórica, fomentando la verdad prescriptiva y descentrando la autoridad papal al empoderar al hogar y al campo con Biblias vernáculas y panfletos de Martin Luther . Las renascencias carolingias del siglo IX y góticas del siglo XII fueron limitadas y transitorias. El poder conservador de la invención de Johannes Gutenberg hizo que el Renacimiento fuera permanente y total.

Si las culturas orales hacen que el tiempo se detenga, y las culturas impresas fomentan el imperio y el objetivismo, el cambio continuo, desde la invención del telégrafo hasta la cultura electrónica de principios del siglo XXI, disloca a las personas tanto del espacio como de la historia.

Se rompe la conciencia histórica y empuja a las personas a la ciudadanía mundial, mal equipados como pueden estar para aceptar ese papel. Sin anclajes específicos en el tiempo y el espacio, los humanos están listos para la recolección electrónica. La racionalidad lineal facilitada por la impresión es cooptada por las imágenes de los medios de comunicación. En términos sociológicos, los medios electrónicos a gran escala desconectan radicalmente a los seres humanos de las estructuras mediadoras que sirven como hábitat cotidiano: familia, escuela, iglesia, vecindarios y asociaciones voluntarias. Tales grupos primarios pierden su resonancia.

El desarrollo de la tecnología de Internet marca otra era de rápido crecimiento y cambio en los medios. Las tecnologías de los medios de comunicación están convergiendo en formatos digitales. Las salas de chat de Internet, el correo electrónico, los dominios multiusuario (MUD), las publicaciones basadas en la web y la capacidad de crear hipervínculos están produciendo nuevas formas de interacción humana.

El mundo virtual tridimensional es la ventaja innovadora de estas tecnologías en línea. En principio, la tecnología de Internet interactiva le da voz a las personas y conecta a los usuarios directamente sin profesionales o guardianes intermedios. Las tecnologías de Internet pueden ser herramientas democráticas que satisfacen las necesidades cotidianas de las personas en lugar de las de los grupos de intereses especiales o el mercado.

Jacques Ellul desarrolló el argumento de que la tecnología es decisiva para definir la cultura contemporánea. De hecho, no solo la productividad, sino también la economía, la política y las formaciones simbólicas están dominadas por lo tecnológico. En el marco de Ellul (1969), los medios de comunicación representan el mundo de significado en el sistema tecnológico en general, el escenario donde el carácter de este último está más claramente expuesto.

Aunque exhibe los elementos estructurales de todos los artefactos técnicos, su identidad particular como tecnología es inherente a su función como portadores de símbolos. Las tecnologías de la información encarnan así las propiedades de la tecnología mientras sirven como agentes para interpretar el significado del mismo fenómeno que encarnan.

Ellul llama a los sistemas de comunicación la «manifestación más interna y elusiva» de la actividad tecnológica humana (Ellul 1978, p. 216). Todos los artefactos comunican significado en algún sentido, pero los instrumentos de los medios juegan este papel exclusivamente.

A medida que los medios dibujan el mundo, organizan conversaciones, influyen en las decisiones e impactan la identidad propia, lo hacen con una cadencia tecnológica, masajeando un ritmo tecnológico y una disposición en el alma humana. Con los valores morales y sociales alterados y reorientados en el proceso, la ética de las tecnologías de la comunicación es un escenario importante para examinar la vida en las sociedades tecnológicas en la actualidad.

Historia de la ética de la comunicación

Históricamente, la ética de la comunicación surgió junto con las preocupaciones relacionadas con los medios impresos, por lo que requiere trabajo para extender los desarrollos originales a las tecnologías digitales más prominentes.

Las noticias impresas y los estándares éticos para los reporteros de los periódicos fueron las primeras preocupaciones de todo lo que podría llamarse ética de la comunicación. El daño que una prensa no regulada podría hacer a la sociedad se relacionó primero explícitamente con los principios éticos en América del Norte y Europa durante la década de 1890, cuando los críticos comenzaron a evaluar el periodismo filosóficamente.

Estas incursiones iniciales se convirtieron en el primer trabajo sistemático en ética de la comunicación durante la década de 1920 en los Estados Unidos . Cuatro libros importantes surgieron del corazón de Estados Unidos durante esa década, sus autores entre un Quién es Quién de luminarias periodísticas: La ética del periodismo de Nelson Crawford (1924), La conciencia del periódico de Leon Flint (1925), La ética del periódico de William Gibbons (1926), y Ética y prácticas de periodismo de Albert Henning(1932)

Estos autores entendieron la ética como una empresa académica y dejaron un legado permanente. En Europa también surgieron varios problemas éticos a principios del siglo XX. El sensacionalismo se consideró contrario al papel de servicio público del periódico. Los obsequios y los junkets, azotados por críticos de los medios desde 1870, fueron tratados de manera más sistemática en el contexto de la creciente competencia empresarial.

La veracidad como principio moral se abstrajo por primera vez de la práctica de informar con precisión los hechos. Durante este período, se creó una plataforma para el debate de prensa libre / juicio justo, aunque fue unilateral en la promoción de los derechos de la prensa. Juntos crearon gran parte de la estructura que domina la ética del periodismo en Europa y América del Norte.a principios del siglo XXI, y con algunos matices, en diversas regiones del mundo.

Las raíces intelectuales de la prensa democrática se formaron cuando la tecnología de impresión era la opción exclusiva. La mayoría de los pesos pesados ​​en la ética de la comunicación en las democracias industrializadas se muestran como predilecciones por las noticias, y las noticias en su forma de transmisión literaria en lugar de electrónica.

Sin embargo, queda mucho por hacer en varios aspectos del negocio de las noticias: disminución de los lectores entre los jóvenes y en las culturas urbanas, prácticas de producción, multiculturalismo, el estado problemático de la objetividad, la innovación tecnológica, la credibilidad de los periódicos, las prácticas de contratación y otros.

La mayoría de los problemas perpetuos en la ética de los medios (invasión de la privacidad, conflicto de intereses, sensacionalismo, confidencialidad de las fuentes y estereotipos) se enfocan más en un contexto impreso. Mientras tanto, los periódicos fuera de la corriente principal apenas se han considerado.

Pero el contexto ha cambiado. La televisión es la principal fuente de noticias para la mayoría de las personas y la radio de información sigue siendo vital. Incluso la investigación que enfatiza la función de noticias aborda los casos y problemas de la transmisión, las agencias de servicios de cable y los documentales, además de los informes diarios.

Y más allá del periódico diario, las revistas y los libros instantáneos son cada vez más prominentes. En una tendencia más dramática, los informes se eliminan de su pedestal y se tratan de la misma manera que otras funciones de los medios de comunicación. Las noticias ahora se están integrando con otros aspectos del sistema de información, es decir, para persuadir, entretener y servir a la burocracia. De hecho, los profesionales del periodismo, la publicidad, el entretenimiento y la gestión de datos a menudo forman parte de las mismas instituciones y encuentran otras funciones de los medios directamente en su trabajo.

Podría decirse que los jefes de las corporaciones de medios deberían provenir de un entorno de noticias, y claramente las demandas en las operaciones de noticias nunca han sido más intensas.

Pero es empíricamente cierto que el papel de los medios de comunicación en la persuasión, el entretenimiento y la transmisión digital también se ha vuelto generalizado, socialmente significativo y éticamente cargado, por lo tanto, la creciente investigación en la ética de las relaciones públicas , las organizaciones, los encuentros cara a cara, el negocios de música y cine, bibliotecas, publicación de libros , confidencialidad en el almacenamiento de computadoras, ficción, nuevas tecnologías de medios, la industria del deporte mediada por las masas, y más.

El lado oscuro de la investigación ética en este campo en expansión es la moda y la fragmentación. Sin embargo, existe la esperanza de que el espectro cada vez más amplio abrirá nuevos conocimientos y nuevos enfoques a los temas sustantivos.

El engaño y la tentación económica son comunes en toda comunicación de comunicación de masas. El sexismo y el racismo están arraigados en todas partes. Los periodistas a menudo no reconocen el sensacionalismo en las noticias hasta que confrontan la diferencia entre violencia gratuita y realismo en los medios de entretenimiento.

La invasión de la privacidad, fácilmente excusable en las noticias, se convierte en un mal insoportable cuando las agencias gubernamentales acceden a la información confidencial de los bancos de datos sin permiso. El desafío es demostrar cómo los dilemas éticos en curso pueden examinarse fructíferamente en una amplia gama de tecnologías y funciones de medios.

Cuestiones éticas

Al delinear una agenda para la ética de la comunicación en términos de tecnologías de medios globales en lugar de solo periodismo impreso, surgen varios problemas como primarios. Cada uno puede beneficiarse del pasado, aunque varios son nuevos o tienen una intensidad tan dramática a principios del siglo XXI que el pensamiento arraigado en la ética de la comunicación de la primera mitad del siglo XX ya no es directamente relevante.

Mientras tanto, los medios electrónicos han logrado algunos éxitos importantes. Internet hace posible que las personas que no están de acuerdo con las políticas gubernamentales se unan y protesten contra ellas. El Protocolo de Montreal y el Tratado de Prohibición de Minas Terrestres, por ejemplo, no podrían haber sucedido sin las nuevas tecnologías de medios. La televisión fue el estímulo para la intervención humanitaria en Somalia y la reforma penitenciaria en el ejército estadounidense. Fortalecimiento de los medios.

JUSTICIA DISTRIBUTIVA

Una ética de la justicia distributiva o social es obligatoria para comprender la revolución de las comunicaciones. La visión general de la justicia social se centra en la equidad. Como concepto formal, justicia significa «la aplicación consistente de las mismas normas y reglas a todos y cada uno de los miembros del grupo social al que se aplican las normas y reglas» (Heller 1987, p. 6). Pero en los términos más dinámicos y multidimensionales de la justicia distributiva , la cuestión principal es la accesibilidad.

La distribución justa de productos y servicios significa que el acceso a los medios debe asignarse a todos de acuerdo con las necesidades esenciales, independientemente de los ingresos o la ubicación geográfica. Debe garantizarse una información completa a todas las partes sin discriminación.

En contraste, la concepción estándar entre los medios de propiedad privada se está asignando a cada uno según su capacidad de pago. El mercado abierto de oferta y demanda determina quién obtiene el servicio. Se considera que los consumidores tienen libertad para expresar sus preferencias y seleccionar libremente entre una variedad de bienes y servicios competidores.

La suposición es que las decisiones sobre la asignación del dinero del consumidor pertenecen solo al consumidor como consecuencia lógica del derecho a ejercer los valores sociales y los derechos de propiedad sin la coerción de otros.

Una ética de la justicia en la que la distribución se basa en la necesidad ofrece una alternativa radical a la visión convencional. Las necesidades humanas fundamentales están relacionadas con la supervivencia o la subsistencia. No son deseos frívolos o caprichos o desiertos individuales.

El acuerdo es bastante uniforme en una lista de la mayoría de las necesidades humanas: alimentos, vivienda, vestimenta, seguridad y atención médica. Todos tienen derecho, sin tener en cuenta el éxito individual, a lo que les permite vivir humanamente.

La autopista electrónica se está convirtiendo rápidamente en indispensable. Las redes de comunicaciones hacen funcionar la economía global, brindan acceso a información agrícola y de atención médica, organizan el comercio mundial, son los canales a través de los cuales fluyen las discusiones políticas internacionales y nacionales, y a través de ellos las personas monitorean la guerra y la paz.

Por lo tanto, como una necesidad de la vida en un orden global, los sistemas de comunicación deben distribuirse de manera imparcial, independientemente de los ingresos, la raza, la religión o el mérito.

Lo más importante de la tecnología de Internet no es tanto la disponibilidad del dispositivo informático o la línea de Internet , sino más bien la capacidad de hacer uso del dispositivo y el conducto para prácticas sociales significativas. Aquellos que no saben leer, que nunca han aprendido a usar una computadora y que no conocen los principales idiomas de software y contenido de Internet tendrán dificultades para conectarse, y mucho menos usar Internet productivamente.

No hay una probabilidad razonable de que la distribución basada en las necesidades sea cumplida por el mercado en sí. Las sociedades tecnológicas tienen altos niveles de penetración informática, y las sociedades no industriales no. La tecnología digital se concentra desproporcionadamente en el mundo desarrollado, y bajo el principio de oferta y demanda no hay razones estructurales para cambiar esas desproporciones.

Incluso en sociedades cableadas, la existencia de tecnología de Internet no garantiza que alcance su potencial como medio democrático. Existe una correlación directa entre el producto interno bruto per cápita (PIB) y distribución por Internet. La geografía del mundo digital no es fundamentalmente diferente de la del mundo fuera de línea. La historia de los medios de comunicación indica que prevalecerán los patrones políticos y económicos existentes; Las desigualdades en la sociedad conducen a desigualdades en la tecnología.

En la era digital, enraizada en computadoras, Internet, fibra óptica y satélites de comunicación, idealmente todo tipo de personas utilizará todo tipo de servicios de medios para todo tipo de audiencias. Por lo tanto, la directriz normativa debería ser el acceso universal, basado en la necesidad. Y el servicio universal es el talón de Aquiles de las nuevas tecnologías impulsadas por la ingeniería y los mercados.

A medida que crece la disparidad económica entre países ricos y pobres, una subclase de información exacerba el problema porque la información es un camino importante hacia la igualdad. Una ética de la justicia requiere que el enfoque de las instituciones de medios se modele según las escuelas, que los ciudadanos de las democracias aceptan como su responsabilidad común. Sin intervención en el sistema comercial en nombre de la justicia distributiva, el mundo continuará dividido entre la élite tecnológicamente y aquellos sin los medios adecuados para participar.

DIVERSIDAD CULTURAL

Las lenguas y etnias indígenas han adquirido importancia a principios del siglo XXI. Las sectas y los fundamentalistas religiosos insisten en el reconocimiento. La cultura es más destacada en la actualidad que los países. Los inmigrantes musulmanes son el segmento de la población de más rápido crecimiento en Francia y las políticas de asimilación de larga data ya no son creíbles.

Treinta mil navajos viven en Los Ángeles aislados de su nación y cultura nativas. Los nómadas fulani, que buscan buenos pastos en todo el África occidental subsahariana, se mantienen unidos por la fidelidad del clan, pero su futuro político pende de un hilo. Más del 30 por ciento de los técnicos de información que trabajan para Microsoft Corporation en los Estados Unidos provienen de la India. A principios de 1900, el 80 por ciento de los inmigrantes a los Estados Unidos eran de Europa.

Desde la década de 1960, la mayoría proviene de Asia, América Latina y países en desarrollo de África. En lugar del crisol del siglo pasado, los inmigrantes a los Estados Unidos a principios del siglo XXI insisten en mantener sus propias culturas, religiones e idiomas.

La política de identidad se ha vuelto dominante en los asuntos mundiales desde la Guerra Fría, y la autoconciencia étnica ahora se considera esencial para la vitalidad cultural. Como resultado, las instituciones sociales, como los medios de comunicación de masas, tienen el desafío de desarrollar un pluralismo cultural saludable en lugar de un tribalismo estridente.

Para integrar las nuevas demandas de la diversidad cultural en las prácticas y políticas de los medios, una moralidad individualista de los derechos debe ser modificada por una ética social del bien común. Un compromiso con el pluralismo cultural.

Tiene sentido cuando se entiende que la comunidad es axiológica y ontológicamente superior al individuo. Los seres humanos en esta perspectiva comunitaria no desaparecen en la tribu, pero su identidad está constituida orgánicamente. Las personas dependen y viven en el ámbito social. Los seres humanos nacen en un universo sociocultural donde los valores, los compromisos morales y los significados existenciales se presumen y se negocian. Así, en la ética comunitaria, la acción moralmente apropiada pretende comunidad. A menos que la libertad de una persona se use para ayudar a otros a prosperar, el bienestar de ese individuo se verá disminuido.

El comunitarismo como base para la pluralidad étnica aleja la programación de los medios y las organizaciones de la homogeneidad del crisol y lo reemplaza con la política de reconocimiento. La cuestión básica es si las democracias discriminan a sus ciudadanos de manera poco ética cuando las principales instituciones no tienen en cuenta las identidades de sus miembros (Taylor et al. 1994).

¿En qué sentido deben las características culturales y sociales específicas de los afroamericanos , asiáticos americanos y nativos americanos?¿Importan públicamente los budistas, los judíos, los discapacitados físicos o los niños? ¿No deberían las instituciones públicas asegurar solo que los ciudadanos democráticos compartan el mismo derecho a las libertades políticas y al debido proceso sin distinción de raza, género o religión?

Charles Taylor considera el tema de reconocer políticamente a los grupos multiculturales como uno de los más urgentes y molestos en la agenda democrática. Debajo de la retórica hay una disputa filosófica fundamental que Taylor llama la política del reconocimiento .

Como él lo expresa, «La falta de reconocimiento o la falta de reconocimiento pueden infligir daño, pueden ser una forma de opresión, encarcelar a alguien en un modo de ser falso, distorsionado y reducido. El reconocimiento debido no es solo una cortesía de nuestra propia gente. Es un ser humano vital necesidad «(Taylor et al. 1994, p.26) Este problema fundamental con respecto al carácter de la identidad cultural necesita resolución para que el pluralismo cultural se haga suyo.

Como una ilustración de este marco, Robert Entman y Andrew Rojecki (2000) indican cómo la dimensión racial del pluralismo cultural debería avanzar en los medios. La raza en los Estados Unidos de principios del siglo XXI sigue siendo un tema preeminente, y la investigación de Entman y Rojeck indica una amplia gama de sentimientos raciales blancos hacia los afroamericanoscomo un grupo.

No enfatizan la minoría de los racistas, sino la mayoría perpleja. En un continuo de cortesía (aceptación) a ambivalencia, animosidad y finalmente racismo, una ambivalencia compleja caracteriza con mayor frecuencia a la mayoría. «Los blancos aportan combinaciones complicadas de suposiciones, información errónea, necesidades emocionales, experiencias y rasgos de personalidad a su pensamiento sobre la raza» (Entman y Rojecki 2000, p. 21).

Pueden creer, por ejemplo, que los negros enfrentan discriminación y merecen ayuda, pero argumentan en contra del gasto en asistencia social por sospecha de programas gubernamentales. Ambivalencia significa que la mayoría de los blancos no necesariamente albergan temores o resentimientos profundamente arraigados, sino que entran en conflicto sobre las mejores estrategias a seguir y, a veces, pierden la paciencia con el lento progreso del cambio.

Corregir la ignorancia blanca y lidiar con las ambigüedades son las más prometedoras para los medios. Sin embargo, la realidad es que los medios sirven como recursos para ocultar la ambivalencia en animosidad. Hay poca evidencia de que la televisión u otros medios populares atraigan a sus televidentes hacia la cortesía.

La mayoría blanca experimenta principalmente «imágenes mediáticas de negros sobre asistencia social, de violencia negra en las noticias locales y de comportamiento grosero (sexualidad abierta e insolencia) en la televisión de entretenimiento … Los hábitos de las noticias locales, por ejemplo, los rituales para cubrir crimen urbano: facilitar la construcción de imágenes amenazantes «(Entmann y Rojecki 2000, pag. 34)

Por lo tanto, los medios hacen poco para mejorar la comprensión racial entre la mayoría ambivalente más abierta a ella. Lamentablemente, los medios no brindan la información que este importante grupo de cambio necesita para mover las políticas y las instituciones hacia el pluralismo cultural.

VIOLENCIA

La violencia en televisión y cine ha sido un problema ético importante durante décadas. La tecnología de Internet ha complicado el problema con el discurso de odio y el ciberterrorismo.

En los Estados Unidos, por ejemplo, los estudios han demostrado que al graduarse de la escuela secundaria, el joven promedio de diecisiete años habrá visto 18,000 asesinatos en las películas y en la televisión. Desde los horribles tiroteos en Columbine High School en 1999 hasta tragedias similares en otros estados y países anteriores y posteriores, los adolescentes que asesinan a sus compañeros de clase y maestros, y luego se suicidan, están vinculados por debate o investigación a la cultura de violencia en la que viven.

Mientras que Estados Unidos lidera el mundo en cuanto a la cantidad de violencia en la televisión, la programación televisiva en todas partes del mundo contiene una gran cantidad de violencia, incluido un alto porcentaje de armas como armas y la indiferencia a la brutalidad, con las terribles consecuencias solo insinuadas o no representado en absoluto (Potter 1999).epidemia de salud pública .

Mientras tanto, las industrias de medios y los libertarios civiles que se oponen a la censura afirman que no se han documentado ni probado efectos directos de la programación violenta. De hecho, este argumento contra la reducción de la violencia en los medios ha sido durante mucho tiempo el más persistente y persuasivo.

Sin embargo, la conclusión sin efectos ya no es creíble. La evidencia de una asociación positiva entre la violencia en los medios y la violencia real se ha acumulado durante al menos cuarenta años. Los análisis realizados durante la década de 1990 de literalmente cientos de estudios sobre violencia en los medios de comunicación verifican un vínculo causal entre la violencia televisada y la agresión en la vida real con algunos de los efectos más fuertes entre los niños pequeños. Investigación realizada por la Asociación Médica Americana (AMA) y los Centros Nacionales para el Control y la Prevención de Enfermedades, y los resultados del exhaustivo National Television Violence Study (1994–1998) respaldan la misma conclusión (Wilson et al. 2002).

Basado en una revisión de la investigación, James Potter (1999) concluye que existen consecuencias inmediatas y extendidas de la violencia televisada, con la advertencia de que el proceso de efectos es altamente complejo. En el corto plazo, el miedo y la habituación ocurren, pero también se apoya fuertemente la mayor agresividad hacia los demás. Lo mismo es cierto para los efectos durante un período más largo: la investigación muestra que la exposición a la violencia en los medios está vinculada a efectos negativos a largo plazo, como una mayor agresión, una visión del mundo basada en el miedo y la desensibilización a la violencia.

La violencia es un problema ético grave porque viola el principio de personas como fines. En la formulación estándar de Immanuel Kant , las personas deben tratar a todas las demás personas como fines en sí mismos y nunca solo como un medio. En el ágape judeocristiano y la ética relacional feminista, la violencia contradice el cuidado del Otro. Por múltiples motivos, el abaratamiento gratuito de la vida humana para ampliar las calificaciones es un maltrato censurable de los seres humanos.

Desde la perspectiva de las personas como fines, existe un interés especial en la violencia sexual tan común en los videos musicales , las películas de terror (especialmente las películas slasher), la literatura pornográfica y los videojuegos. La tortura sádica y sanguinaria en un contexto sexual es una forma de deshumanización particularmente ofensiva.

Ha surgido una nueva dimensión de la violencia con el discurso de odio en Internet. En 1995, el ex líder del Ku Klux Klan (KKK) Don Black estableció Stormfront, el primer sitio de Internet supremacista blanco. A medida que el acceso a Internet se volvió menos costoso y la creación de páginas web fue mucho más simple, el número de sitios de Internet y las personas que los visitaron crecieron exponencialmente.

Reflejando este crecimiento, los sitios de Internet que propugnan varios tipos de intolerancia se han multiplicado dramáticamente, llegando ahora a miles. En el pasado, el odio se promovía a través de graffiti crudo y folletos de baja calidad. Los envíos masivos a unos cientos de personas fueron difíciles. Pero con Internet, sitios web ingeniosos dedicados al odio están disponibles para una audiencia potencial de millones.

A principios del siglo XXI, aunque el KKK está más fragmentado que en cualquier otro momento desde la Segunda Guerra Mundial , sus facciones están utilizando Internet para revitalizar la organización. Los sitios de KKK mantienen y defienden la superioridad de la raza blanca y advierten contra el matrimonio interracial. Los judíos son vilipendiados como el pueblo de Satanás, y la inmigración es condenada como una plaga incontrolada. Además, la cantidad de sitios de Internet de la Asociación Nacional para el Avance de los Blancos, fundada por el ex líder del KKK David Duke, ha aumentado y energizado el llamado Klan sin túnicas.

Numerosos sitios de internet neonazis promueven el racismo antisemita de Adolf Hitler , siendo la Alianza Nacional la organización hitleriana más prominente en los Estados Unidos. Se culpa a los judíos por la inflación, el lavado de cerebro de los medios y la corrupción del gobierno, con los negros representados como criminales y alborotadores. Una gran cantidad de sitios están dedicados al revisionismo del Holocausto, negando el asesinato de judíos en la Segunda Guerra Mundial .

Los sitios de Internet de grupos de odio que afirman legitimidad religiosa también están floreciendo. El sitio de identidad cristiana es virulentamente racista y antisemita. La Iglesia Mundial del Creador llama a los no blancos fisiológicamente subhumanos. El sitio para la resistencia de los arios blancos contra la tasa de natalidad no blanca. Otros sitios son anticatólicos y antimusulmanes, o militantemente antiabortistas.

La mayoría de las organizaciones que monitorean la actividad de odio en Internet no recomiendan la censura. La educación se considera más efectiva que tratar de silenciar a los fanáticos. Con muchos problemas morales en los medios de comunicación, algunas teorías éticas son más apropiadas que otras, pero las principales teorías contradicen el discurso de odio en Internet sin excepción. Esta condena general sugiere que todos los esfuerzos personales, educativos y políticos para combatir el discurso de odio en Internet son permisibles, incluso obligatorios, pero obviamente sin la venganza y la agresividad que contradicen los buenos fines.

Otro tipo de violencia posible gracias a la tecnología digital es el ciberterrorismo, es decir, ataques a objetivos humanos incitados por máquinas y ataques directos a la infraestructura de telecomunicaciones.

Sistemas de transacciones financieras, redes de suministro eléctrico, operaciones militares, policía y dispositivos electrónicos de emergencia, gestión de la pureza del agua, control del tráfico aéreo y otros servicios esenciales son vulnerables al sabotaje computarizado. Todos los intentos de proteger a las sociedades a través de la ciberseguridad han tendido a conducir a una mayor vigilancia, intrusiones en los datos privados y una autoridad gubernamental centralizada. La tecnología de cifrado de alto nivel es esencial para proteger las libertades civiles y las sociedades de los ataques terroristas.

Muchos problemas de seguridad en las sociedades avanzadas aún no están claros y su resolución está mal definida. ¿Deberían los diagramas de plantas de energía nuclear o sistemas de agua de la ciudad, por ejemplo, estar fácilmente disponibles para el público como estaban antes del 11 de septiembre de 2001? Resolver los acertijos requiere tanta comunicación abierta como sea posible, pero la profusión de la comunicación en sí misma es a veces contraproducente. En todos los aspectos del ciberterrorismo, una ciudadanía proactiva y una legislación ilustrada son indispensables.

INVASIÓN DE PRIVACIDAD

Las encuestas de opinión pública indican que la privacidad es el principal problema en la ética de los medios, al menos en las culturas europeas y norteamericanas. La intromisión en la privacidad crea resentimiento y daña la credibilidad de los medios de comunicación. Pero para todos los avances en la privacidad y la ley de responsabilidad civil, los especialistas en ética consideran que las definiciones legales son una base inadecuada. ¿Cómo puede determinarse razonablemente la diferencia legalmente crucial entre material de interés periodístico y chisme o voyeurismo?

Por lo tanto, al tiempo que reconoce las distinciones y límites legales, la ética de la privacidad se construye a partir de principios morales como la dignidad de las personas y el valor redentor social de la información divulgada. La privacidad es un bien moral porque es una condición para desarrollar un sentido saludable de personalidad. Violarlo, por lo tanto, viola la dignidad humana.

Pero la privacidad no puede hacerse absoluta porque las personas son seres culturales con responsabilidad en el ámbito social y político. Las personas son individuos y, por lo tanto, necesitan privacidad; las personas son seres sociales y, por lo tanto, necesitan información pública sobre los demás. Debido a que las personas son individuos, eliminar la privacidad eliminaría la existencia humana tal como la conocen; Como las personas son sociales, elevar la privacidad a un estado absoluto también haría imposible la existencia humana.

Desde una perspectiva ética, las definiciones legales de privacidad plantean varias preguntas sobre la relación entre uno mismo y la sociedad. Un derecho legal a la privacidad supone una línea aguda que divide a un individuo del colectivo. Una ética de la privacidad prefiere las conexiones más ricas entre lo público y lo privado que defienden los teóricos sociales desde Alexis de Tocqueville, que han centrado su análisis en una vida pública viable.

Al participar en debates teóricos sobre la naturaleza de la comunidad, los especialistas en ética de los medios de comunicación han estado aplicando principios morales en tres áreas: (a) el informe de datos personales sobre diversos grupos sociales desde víctimas inocentes de tragedia a funcionarios públicos y delincuentes; (b) proteger la información confidencial almacenada en bancos de datos informáticos (por ejemplo, registros médicos, financieros, de biblioteca, educativos y personales, y (c) publicidad ubicua que se entromete en nuestras actividades cotidianas.

Conclusión

El alcance cosmopolita de las tecnologías electrónicas de alta velocidad ha hecho posible los sistemas de comunicación e instituciones de alcance global. Tratar con estas nuevas entidades requiere una ética intercultural tecnológicamente sofisticada acorde con el alcance mundial de los medios.

En el proceso de identificación y respuesta a problemas específicos, la comunicación y la ética de los medios deben hacer que las cuestiones planteadas por la tecnología sean el foco central al tiempo que se reposicionan internacionalmente. Como sucede con la ética profesional en general, la ética de la comunicación debe ser de carácter comparativo. En lugar de su canon en gran medida europeo y norteamericano, sesgado por el género y monocultural, la ética mediática del futuro debe ser ecuménica, inclusiva de género y multicultural.

Una ética comparativa diversificada, con un campo de juego nivelado enraizado en el mismo respeto para todas las culturas, no es nada problemático e implica un acto de fe. La afirmación de que todas las culturas tienen algo importante que decir a todos los seres humanos es una hipótesis que no puede validarse concretamente.

Sin embargo, sirve como un horizonte abierto para hacer avanzar el estudio comparativo y transnacional en un modo interactivo. De los diversos tipos de ética aplicada y profesional, la ética de la comunicación tiene sus raíces más profundas en el lenguaje, la cultura y el diálogo. En ese sentido, se requiere un estilo multicultural para su propia autenticidad.

Leer también:Tecnología y ética; Periodismo o narración de marca

Language: Español