Categorías
Marketing digital, consultor

Internet de las cosas, que es, IoT

¿Que es el Internet de las cosas, IoT? Es una visión en la que Internet se extiende en el mundo real hasta abarcar los objetos cotidianos. Los elementos físicos ya no estarán desconectados del mundo virtual, pudiéndose controlar en forma remota y siendo capaces de actuar como puntos de acceso físico a la web.Ya no se trata solo de participantes humanos, se trata también de las cosas.

El Internet de las cosas, o IoT, es un sistema de dispositivos informáticos interrelacionados, máquinas mecánicas y digitales, objetos, animales o personas que cuentan con identificadores únicos ( UIDs ) y la capacidad de transferir datos a través de una red sin necesidad de interacción de persona a persona o de persona a computadora.
Una cosa en Internet puede ser una persona con un implante de monitor cardíaco, un animal de granja con un transpondedor de biochip , un automóvil que tiene sensores incorporados para alertar al conductor cuando la presión de los neumáticos es baja o cualquier otro natural o artificial. objeto al que se le puede asignar una dirección IP y que puede transferir datos a través de una red.

Cada vez más, las organizaciones en una variedad de industrias están utilizando IoT para operar de manera más eficiente, entender mejor a los clientes para brindar un mejor servicio al cliente, mejorar la toma de decisiones y aumentar el valor del negocio.

¿Cuál es su fundamento?

La base de su desarrollo está en los constantes avances de la microelectrónica, comunicaciones y tecnología de la información, que serán cada vez más frecuentes y desarrollados. Debido a la reducción de los tamaños de los componentes, sus bajos precios y disminución en el consumo de energía, los elementos electrónicos se integran cada vez más con la cotidianidad humana.

Los objetos inteligentes representan una revolución en un mundo intercomunicado, apalancando la utilidad de estos mismos instrumentos.

El uso de sensores que sean capaces de percibir su contexto, suministrar información relevante y precisa al usuario, así como inter-actuar con otros objetos semejantes. Esta actualización digital mejora su función física, generando valor añadido a los mismos.

Ejemplos de lo que decimos pudieran estar en: bicicletas estáticas, máquinas de coser, lavadoras, cepillos de dientes eléctricos, fotocopiadoras, autos, smartphones, gafas, etc.

Otra ventaja pudiera ser poder determinar su estado de forma remota, permitiendo observar al detalle casi todas las situaciones posibles donde se encuentren involucrados y a un precio muy bajo. Esto nos permitiría comprender mejor los procesos subyacentes, así como controlar, gestionar y administrar más eficientemente nuestro entorno inmediato, añadiendo la capacidad de respuesta instantánea y objetiva frente a eventualidades o emergencias. Todo las consecuencias que traería si una pila de protocolos Ip son usados por aparatos inteligentes.

La idea fue concebida originalmente durante la investigación y aplicación del  Auto-ID Center at the Massachusetts Institute of Technology (MIT), en 1999, cuando empezó a desarrollar una infraestructura de Identificación de Radio Frecuencia (RFID, Radio Frecuency Identification). Implementar esto en P&G en la cadena de suministro, fue el detonante para su director y co-fundador, Kevin Ashton, quien se asume fue el primero en usar el término «Internet de las cosas».

Pese a lo anterior, también en 1999, Neil Gershenfeld del MIT Media Lab, visionó esta tendencia, en su libro «Cuando las cosas empiezan a pensar». Para 2008 se organizó inclusive la primera conferencia científica al respecto.

Como decía Ashton:

Nuestra economía, sociedad y supervivencia, no se basan en ideas o información, se basa en objetos…son importantes, pero las cosas son mucho más relevantes.

IoT ha evolucionado a partir de la convergencia de tecnologías inalámbricas, sistemas microelectromecánicos ( MEMS ), microservicios e internet. La convergencia ha ayudado a derribar los silos entre la tecnología operacional (OT) y la tecnología de la información (TI), permitiendo que los datos generados por máquina no estructurados sean analizados para obtener información para impulsar mejoras.

Si bien Ashton’s fue la primera mención de Internet de las cosas, la idea de los dispositivos conectados ha existido desde la década de 1970, bajo la influencia de Internet y la informática generalizada .

El primer dispositivo de Internet, por ejemplo, fue una máquina de Coca en la Universidad Carnegie Mellon a principios de los años ochenta. Usando la web, los programadores pueden verificar el estado de la máquina y determinar si habrá una bebida fría esperándolos, en caso de que decidan hacer el viaje a la máquina.

IoT evolucionó de la comunicación máquina a máquina ( M2M ), es decir, máquinas conectadas entre sí a través de una red sin interacción humana. M2M se refiere a conectar un dispositivo a la nube, gestionarlo y recopilar datos.

Llevando M2M al siguiente nivel, IoT es una red de sensores de miles de millones de dispositivos inteligentes que conectan personas, sistemas y otras aplicaciones para recopilar y compartir datos. Como su base, M2M ofrece la conectividad que permite IoT.

El Internet de las cosas es también una extensión natural de SCADA (control de supervisión y adquisición de datos), una categoría de software Programa de aplicación para el control de procesos, la recopilación de datos en tiempo real desde ubicaciones remotas para controlar equipos y condiciones. Los sistemas SCADA incluyen componentes de hardware y software. El hardware recopila y alimenta datos en una computadora que tiene instalado el software SCADA, donde luego se procesa y se presenta de manera oportuna. La evolución de SCADA es tal que los sistemas SCADA de última generación se convirtieron en sistemas IoT de primera generación.

Sin embargo, el concepto del ecosistema de IoT no se hizo realidad hasta mediados de 2010 cuando, en parte, el gobierno de China dijo que haría de IoT una prioridad estratégica en su plan quinquenal.

Posibles ganancias de aplicar de manera intensa este concepto pudiera ser reducir el desperdicio, mermar las pérdidas y abaratar los costos de muchos de nuestros procesos. Sabremos cuando reemplazar partes y un largo etc.

Webgrafía consultada al 04/06/2014

RDFI Journal , vs.inf.ethz.ch

Leer también: Internet de las cosas para 2020

Language: Español

Los comentarios están cerrados.