Categorías
concepto

¿Qué es un cliente?

¿Qué es un cliente o consumidor? Un cliente es una persona o institución que se dedica a la compra de un determinado producto o servicio, ya sea para satisfacer sus necesidades o para su esparcimiento. Es un término que denota a quien, a cambio de una cantidad específica de dinero, solicitará a una empresa o marca, la obtención de dicho producto o servicio.

La palabra cliente puede apropiarse de diferentes definiciones según el contexto. En este artículo, se presentarán cada una de estas, con la finalidad de conocer las variantes a las que podemos referirnos con tan solo la palabra cliente y un adjetivo al respecto.

Cliente Potencial

Un cliente potencial es una persona o empresa que tiene mayores probabilidades de convertirse en consumidor de un servicio o producto. Dicha probabilidad se debe a la valoración del perfil de este cliente, específicamente, de sus intereses y afinidades, así como de su poder adquisitivo.

Los clientes potenciales no representan parte de los consumidores actuales de una empresa, sino más bien un grupo que, en el futuro, podría pasar a convertirse en una de las personas que paguen por los productos que la empresa.

Se le denomina potencialidad a la variable que determinará qué tan potencial puede considerarse un cliente. Cada uno será evaluado en función de sus preferencias, lo que, en conjunto con su poder económico, ubicará a cada una de las personas evaluadas en una escala de potencialidad respectivamente.

Los clientes potenciales suelen ser estudiados a través de una landing page, en la aplicación de formularios que permitan obtener información sobre sus características como cliente. Se sabe que este tipo de cliente también es denominado como lead en el área del marketing.

Cliente potencial
  • Save
Qué es un cliente potencial

Cliente Interno

Un cliente interno es una persona que, además de su relación comercial, sostiene una relación con la empresa. El consumo por parte de estos clientes suele estar beneficiado por conceptos como exclusividad y descuentos, lo que fomenta el consumo del producto o servicio de una empresa por parte de estos clientes.

Típicamente, los clientes internos forman parte del cuerpo de empleados de una empresa. Sin embargo, esto no es estrictamente así, ya que estos también pueden estar constituidos por los proveedores; asociados a la empresa a través de otra compañía e, inclusive, los accionistas de la compañía.

Una características importante de los clientes internos es que estos suelen operar como el enlace entre una empresa y los clientes externos. En tal sentido, forman parte de otro de los elementos que una empresa empleará para realizar su proceso de distribución y venta. Los clientes internos pueden clasificarse de la siguiente manera:

  • Operativo: Son clientes que laboran en la empresa y forman parte del proceso de la elaboración en los productos de manera directa.
  • Ejecutivos: Estos clientes se encargan de sostener una relación con los clientes externos. Crean vínculos, bien sea alternos o en representación a la empresa para la venta de sus productos.
  • Comercial: Gracias a que sostienen una relación directa con los trabajadores de la empresa, estos pueden fomentar una visión precisa de la calidad requerida para los productos

Cliente Externo

En oposición al cliente interno, el cliente externo es aquel que sostiene no más que una relación comercial con la empresa, pagando por los servicios que esta ofrece a cambio del precio estipulado para sus consumidores. Estos acuden a los servicios de la empresa para obtener un beneficio tras la compra de sus productos.

Este cliente puede optar por las marcas que le ofrezcan un producto basado en sus necesidades, teniendo en cuenta aspectos como su experiencia de compra, calidad, precio, etc. En este sentido, una empresa deberá diseñar y aplicar las estrategias más eficientes de cara a las necesidades de sus clientes externos.

Existen diferentes tipos de clientes externos, los cuales clasifican de la siguiente manera:

  • Errante: Son aquellos que realizan una compra en la empresa de manera esporádica. Estos no presentan la necesidad por algunos de los productos en específico, por lo que su compra no representa un alto porcentaje para una empresa.
  • Leal: La compra de estos clientes forma parte de más del 50% de las ventas de la empresa, lo que los convierte en su base comercial. Este tipo de clientes reconocen a la marca de la empresa, por tanto, valoran y reconocen al menos a la mayoría de sus productos.
  • Basados en descuentos: La compra de este tipo de clientes externos está basada en la existencia de descuentos en los productos de la empresa. La asistencia de estos clientes explica el por qué un servicio o producto es vendido bajo descuento por un período de tiempo.
  • Clientes de necesidades: Estos clientes compran productos que representan prioridad en la solución de sus necesidades. Por ejemplo, artículos de higiene personal.

Cliente En informática

En el área de la informática y la tecnología, el término cliente hace referencia a un software o un ordenador que enlaza con un servidor para obtener un servicio en específico por parte de este. El cliente, se encargará estandarizar todas las solicitudes, llevarlas al servidor, y así, procesar los datos que permitan operar a un dispositivo, mejor conocido como dispositivo de salida.

El término cliente fue empleado por primera vez para denotar a todos los dispositivos que no podían hacer la configuración de sus redes, y en tal sentido, no podrían activar programas para crear una conexión con un ordenador por medio de una red. El cliente es un intermedio, un enlace, y por tanto, no se encarga de llevar a cabo tareas de servidor.

En síntesis, el cliente es un ordenador que se encarga de consumir un servicio remoto, proveniente de un servidor (ordenador empleado como servidor). Actualmente, se utilizan para la obtención de datos externos, como lo puede ser para base de datos, compartir información con gran cantidad de usuarios, etc.

Muchas empresas hacen uso de los clientes para acceder a una red corporativa, donde cada uno de sus empleados e, inclusive, sus propios usuarios, puedan acceder a información gestionada por sus servidores.

Cliente Web

Un cliente web es un sistema con el que una persona puede acceder a un sitio (web) y obtener información. El ejemplo más importante de un cliente web son los navegadores como Opera o Mozilla Firefox etc., los cuales permiten que el usuario pueda acceder desde su ordenador y así subir o bajar datos en un servidor respectivamente.

En términos más técnicos, un cliente web es un cliente del tipo FTP (File Transfer Protocol), cuyas siglas al español son, Protocola de Transferencia de Archivos. Es una aplicación con la que es posible conectar a un servidor desde el ordenador de un usuario, lo que permitirá enviar o recibir información a este sin afectar su sistema operativo.

La posibilidad de poseer un cliente web le permitirá a un usuario, editar, subir, descargar, ver, renombrar, crear, eliminar archivos y otras funciones propias del FTP. La variedad de funciones, o en otras palabras, el alcance que el cliente web pueda abarcar sobre un servidor, dependerá de las credenciales que posea y de su rol relativo al mismo.

¿Qué es un cliente satisfecho?

Un cliente satisfecho es una persona que, luego de haber consumido o contratado los servicios de una empresa, encuentra conformidad y satisfacción, lo que generalmente suele comunicar a otras personas. Esto se debe a que la compra que ha realizado el cliente le ha permitido satisfacer su necesidad.

Cuando un cliente se encuentra satisfecho, este suele realizar observaciones positivas acerca de la marca o empresa, lo que eventualmente hará que otras personas se interesen por el producto. Por esta razón, el cliente satisfecho es un agente importante en el crecimiento de una empresa.

Cliente satisfecho
  • Save
Cliente satisfecho

Cuando un cliente logra satisfacer de manera exitosa sus necesidades, creará fidelización hacia la empresa, es decir, que acudirá a esta en una próxima ocasión para solucionar su compra. Por lo tanto, este tipo de clientes supone un beneficio múltiple para la marca, ya que aumenta las probabilidades de fidelizar a otros.

Cautivo

El cliente cautivo es aquel que no puede reemplazar un servicio, producto o proveedor de su opción de compra. En la mayoría de los casos, esto ocurre debido a que no existe otra empresa que ofrezca el mismo servicio, o también, a que el cambio hacia otra opción de compra suponga una inversión importante de esfuerzo y dinero.

Ante esta situación, el cliente no encuentra otra opción más conveniente que seguir comprando a la misma empresa, y por esta razón, se le conoce con el término de cliente cautivo. Estas personas podrán mantener una relación con la empresa sin que la satisfacción suponga un factor determinante, al menos cuando no exista competencia.

De esta manera, una empresa puede encontrar un beneficio importante al tener este tipo de clientes, ya que aumentará de manera significativa la base de sus ventas, y en tal sentido, fomentará su desarrollo.

Un cliente cautivo puede considerarse cautivo debido, no solo a que no existen otras opciones de compra, sino también porque:

  • Ubicación: Es un factor importante, ya que un cliente podría encontrarse cautivo debido a que la zona en la que habita o transita habitualmente, solo puede dar con la empresa a la que compra.
  • Forma de compra: Si bien un porcentaje cada vez mayor de personas ha logrado depositar su confianza en las compras por Internet, otro porcentaje sigue desconfiando de este tipo de métodos. Por lo tanto, existe una cantidad importante de consumidores que compran a una empresa por comodidad, evitando tener que recurrir a nuevos métodos ya sea por desconfianza u otros factores.
  • Costo: Otro punto importante en la decisión de compra es el costo de los servicios o productos de la empresa. Muchos clientes se mantienen cautivos debido a los costos que asumen con una empresa, ya sea porque desconozcan otras opciones o porque realmente se trate de la opción más económica.
  • Satisfacción: Un cliente satisfecho podrá mantenerse cautivo en tanto su compra siga siendo satisfactoria, por lo que dejará a un lado la búsqueda de otras opciones.

En Marketing

En el área del marketing, un cliente es una persona o compañía que compra los servicios o productos que ofrece una empresa. Según esta disciplina, el cliente debe ser el principal objeto de estudio de una marca, con la finalidad de crear estrategias que le permitan crear o aumentar una cartera de consumidores dispuestos a pagar su marca.

La búsqueda de una empresa debe estar orientada a la satisfacción de 5 etapas que un cliente debe cumplir para aprobar y comprar los productos de una empresa. Dichas etapas se conocen como fases de vida del cliente en el marketing, y se explican de la siguiente manera:

  • Adquisición: Es la etapa inicial, en la cual el cliente contrata el servicio o adquiere el producto de la empresa. Típicamente, esta decisión de compra puede estar motivada por una recomendación, descuentos, promociones, etc.
  • Conversión: Luego de su compra, el cliente se encuentra satisfecho, lo que hará que su opción de compra se posicione entre sus opciones al momento de costear un determinado servicio o producto.
  • Crecimiento: La compra por parte del cliente aumenta, y en conjunto, otros comienzan a pagar por el producto (un cliente satisfecho atraerá a otros).
  • Retención: El cliente se muestra conectado con la marca, por lo que comienza a probar otros de los productos que ofrece. Sin embargo, todavía se encuentra expuesto a las campañas de otras marcas, lo que podría afectar su decisión de compra.
  • Reactivación: La competencia, a través de campañas de venta, afectará la decisión de compra del cliente con la finalidad de atraerlo y cambiar sus opciones de compra.

Una empresa deberá ser capaz de identificar cada una de estas etapas en el cliente, de modo que pueda accionar de manera conveniente cuando este pueda verse expuesto a campañas propias de la competencia. Esto le permitirá fidelizar por completo a su consumidor, aumentando su cartera de clientes fieles a su marca.

Ligero

Un cliente ligero, también llamado cliente delgado o liviano, es una computadora de usuario que se encuentra interconectada a una arquitectura de red del tipo servidor-cliente, la cual está siendo administrada por un servidor único.

Este servidor central se encargará del procesamiento, específicamente, del que ocurre durante el intercambio entre el servidor remoto y el usuario. El cliente ligero opera como una computadora corriente, aunque no posee un disco duro.

No poseen un software instalado, por lo que acceden a un servidor para ejecutar un programa. Es por ello que requieren de la conexión de red para poder operar de manera normal, o en otras palabras, funcionar para lo que han sido programadas respectivamente.

Por lo anterior, son llamadas computadoras de red, y suelen ser una solución óptima para las compañías que requieren de una gran cantidad de computadoras para operar una misma función. Un ejemplo muy típico, es el dictado de cursos en salas de computación donde se requiere de un programa específico, al cual podrán acceder desde el servidor.

FTP

Un cliente FTP es un software que, al ser instalado en una computadora de usuario, le permitirá acceder a un servidor a través de protocolos FTP para descargar o cargar archivos desde este. En otras palabras, es un programa que permitirá conexiones FTP luego de que el usuario suministre las credenciales como la dirección al sistema y la clave.

FTP significa File Transfer Protocol, y en español, se traduce como Protocolo de Transferencia de Archivos. Se trata de un protocolo de red, que a través de la arquitectura cliente-servidor, transmite información entre entidades conectadas a una TCP. El usuario puede, a través de un equipo cliente, conectarse a un servidor para gestionar sus datos.

Sistemas operativos como Windows contienen clientes FTP preinstalados. Sin embargo, es posible instalar los que resulten en mayor preferencia para cada usuario según sea su caso.

De correo

Un cliente de correo es un programa local para computadora de cliente que se usa para escribir, recibir enviar y gestionar e-mails. También se les llama Mail User Agent, típicamente abreviado como MUA. Puede ser usado con una o más cuentas de correo electrónico, a través de protocolo IMAP o POP.

Los clientes de correo más conocidos son Thunderbird, Mail para Mac, Outlook, etc., y dependiendo del cada programa que el usuario instale, podrá disfrutar de una variedad de opciones como crear contactos, hacer su propia agenda y hacer anotaciones. Muchos dispositivos inteligentes cuentan con un cliente de correo nativo.

En la actualidad, se han convertido en una herramienta imprescindible para una infinidad de áreas de trabajo, estudio y usos personales. Una persona puede, en pocos segundos, hacer llegar una gran cantidad de información a otra desde su cliente de correo.

Indeciso

Un cliente indeciso es una persona que no logra decidir por dos o más opciones de compra con respecto a un producto o servicio. En consecuencia, esta no logra más que aplazar su decisión al momento de acudir o contactar con una empresa.

Estas personas suelen tener problemas con respecto al conocimiento del producto, es decir, en cuanto a sus prestaciones, pros-contras y rango de precios, lo que les imposibilita determinar cuál es la opción de compra más idónea para estos.

Este tipo de clientes suelen caracterizarse por presentar ciertas conductas al momento de la compra. Por ejemplo, se sabe que realizan preguntas exhaustivas con respecto a las características de un producto. También, suelen acudir más de una vez al sitio de compra de manera previa a su decisión.

Debido a las dudas, tienden a desviarse en las conversaciones, se muestran herméticos ante sugerencias y encuentran cierta dificultad para entender las recomendaciones del ejecutivo de ventas.

Existen técnicas para la conversión de clientes indecisos, generalmente, basadas en otorgarle una sensación de conformidad y seguridad a este al momento de conocer un producto. En cualquier caso, estas técnicas se emplean para afianzar las valoraciones del cliente, deshaciendo su indecisión.

Misterioso

Un cliente misterioso, también llamado cliente fantasma o incógnito, es una persona que se hace pasar por un cliente común y corriente ante una empresa, con la finalidad de evaluar y calificar la calidad en su experiencia de usuario. Su enfoque será la atención al cliente, donde determinará el nivel de eficiencia que una empresa ha logrado para sus usuarios.

La opción de los clientes misteriosos es aplicada por una empresa para obtener información detallada sobre la experiencia que sus clientes están obteniendo. Aunque pueda padecer un trabajo sencillo, algunos países exigen que los clientes misteriosos sean detectives certificados por órganos competentes.

Al respecto, el cliente misterioso se encargará de contratar los servicios de una empresa, así como realizar preguntas al personal y presentar quejas. Todo lo necesario para comprobar la calidad en la atención al cliente. Cuando este culmine, deberá elaborar un informe en el que indique todos los aspectos relativos a su experiencia como usuario.

La idea del cliente misterioso es empleada con frecuencia para que una empresa pueda identificar sus puntos débiles, basándose en el criterio objetivo de una persona que se ha hecho pasar como cliente, pero al mismo tiempo, capaz de sintetizar y compartir información valiosa sobre lo investigado.

No obstante, la contratación de un cliente misterioso puede estar motivada a diferentes fines:

  • Evaluación del personal: El cliente misterioso se enfocará en la manera en que el personal responde a cada una de las situaciones que este les muestra. Les realiza preguntas sobre los servicios que ofrece la empresa, su actitud ante el cliente, su presentación, etc.
  • Revisión de la imagen de la empresa: El propósito es obtener una idea del estado en el que se encuentra una compañía, específicamente, en términos de su limpieza, su presentación, el uso de los uniformes en sus empleados, su organización, etc. El cliente visitará y examinará cada uno de los espacios de manera discreta.
  • Valoración de marcas: Al momento de solicitar diferentes productos, como por ejemplo, hidratación, se valoran las marcas que una empresa ofrece a sus clientes. De esta misma manera, se hace un bosquejo de todas las marcas que la empresa utiliza para sus diferentes utensilios y productos.

Frente a cualquiera de las finalidades que una empresa valore para la contratación de un cliente misterioso, su aplicación supone un beneficio importante de cara a la evolución y crecimiento de una compañía.

De correo electrónico

Un cliente de correo electrónico es, en lo equivalente a un cliente de correo, un programa de instalación local para PC, el cual le permitirá a una persona administrar su correo electrónico. Ambos términos son usados para referir al mismo significado, por lo que no existen diferencias entre estos específicamente.

El uso de los clientes de correo electrónico es fundamental para comunicar información en diferentes ámbitos ya sea laborales o académicos. Este tipo de programas funcionan a través del protocolo POP o IMAP, y además, el usuario puede encontrar una gran variedad de clientes de correo electrónico para instalar el que más se le ajuste.

De red

En informática, específicamente, en la arquitectura cliente-servidor, se le denomina cliente de red al dispositivo (mayormente un computador) que, al conectarse a un servidor, requerirá de diferentes servicios que este le proporcionará.

Una cantidad determinada de dispositivos conectados a una red (clientes de red) mantendrá una conexión simultánea y paralela con un dispositivo central (servidor), del cual podrán descargar o subir información. A su vez, también podrán ser ejecutados, desde los clientes de red, programas presentes en el servidor.

La gestión de todos los datos presentes en el servidor, pero manejados desde los clientes de red, dependerá completamente de las credenciales que cada uno de estos posea. Es decir, un cliente de red podrá visualizar información si el servidor se lo permite, pero también podrá editar, bajar y subir datos si ha sido autorizado por el mismo.

Para una empresa

El cliente representa el combustible de una empresa, pues este es quien le permite desarrollarse y crecer como proyecto. Ello, gracias al pago por los servicios o productos que una empresa ofrece, los cuales son costeados por este, razón por la que es el motor fundamental para que una empresa pueda operar correctamente.

Un cliente satisfecho fidelizará con la empresa, y ello supondrá un ingresos cada vez más altos para esta. En este sentido, mientras más clientes puedan encontrarse satisfechos con los productos de la empresa, mayores serán sus ingresos, y en tal sentido, su desarrollo como marca y empresa.

Por el contrario, un cliente inconforme podría, inclusive, descalificar la imagen de la empresa, afectando su cartera de clientes. El resultado, un recorte en sus ingresos, afectando sus alcances y su estabilidad financieros. Es por ello que se considera que los clientes son los verdaderos embajadores de una empresa.

Los clientes determinan la existencia de una empresa, y a su vez, le dan presencia en el mercado, permitiendo que estas crezcan y validen sus servicios ante un conjunto de consumidores. Esto es posible a través del feedback, donde estos expresan sus criterios relativos a la calidad de los servicios que la empresa ofrece.

Activo

Los clientes activos son aquellos que realizan compras con regularidad en una empresa, los cuales forman parte de los posibles clientes fidelizados o cautivos que esta podría tener en el futuro.

El cliente activo es, así, uno de los recursos más valiosos para los ingresos de una empresa, por lo tanto, es importante que esta desarrolle estrategias o campañas donde pueda afianzar un vínculo efectivo con dicho consumidor. De lograrlo, encontrará, no solo mayores ingresos, sino también generar otros clientes activos atraídos por el primero.

Agresivo

El cliente agresivo es aquel que expresa y se comporta de una manera agresiva ante sus ejecutivos de venta. Sus actitudes suelen mostrar hermetismo y hostilidad bien sea por inconformidad, problemas con el personal de la empresa o dificultades de estirpe personal.

Este tipo de clientes no muestra empatía por los empleados, y al mismo tiempo, suele expresar de manera frontal sus emociones típicamente negativas ante estos. La actitud profesional y ética de una empresa serán determinantes para fidelizar a estos clientes, satisfaciendo sus necesidades a pesar de su comportamiento.

Actuales

Son considerados clientes actuales aquellos que realizan compras de manera regular en una empresa, de tal modo que sus compras inciden en el volumen de ventas que de la compañía. En este sentido, son aquellos que le dan presencia y le permiten mantener estable su base de ingresos.

Los clientes actuales son claves para la participación de una empresa en el mercado, pues estos son aquellos que, tras su compra periódica, le permiten tener visibilidad en un determinado rubro, posicionándose progresivamente entre las opciones más solicitadas de cara a un producto o servicio.

Apóstol

Un cliente apóstol es aquel que, de quedar satisfecho con los servicios o productos que una empresa le ha ofrecido, divulgará su experiencia positiva a modo de boca a boca para beneficio de la empresa. En algunas ocasiones, este tipo de clientes suelen ser compensados por ello.

El término apóstol se usa en referencia a una persona que se dedica a divulgar una doctrina religiosa, típicamente cristiana. Se sabe que esta palabra también hace referencia a los 12 discípulos que acompañaros a Jesús de Nazaret según el evangelio.

Amistoso

El cliente amistoso es una persona que se dirige hacia el personal de la empresa de manera amistosa, mostrando una actitud confortable durante la compra de sus servicios. Su actitud siempre se mostrará respetuosa, resultando en una experiencia positiva y agradable para los ejecutivos de ventas.

Es muy común que los clientes fidelizados sean los más amistosos, ya que estos sostienen un vínculo con la marca, lo que podría explicar su actitud ante quienes representan a los empleados de esta.

Auto suficiente

El cliente autosuficiente es una persona que, en el proceso de compra, supone tener todas las respuestas, cuestionando las indicaciones y recomendaciones del vendedor inclusive. Este tipo de cliente presenta una actitud sarcástica, en ocasiones, acercándose a lo agresivo en cuanto a su expresión oral.

Estos clientes, al igual que los agresivos, no son fáciles de atender, pues requieren de paciencia y un buen abordaje para poder ser convencidos por el producto que se les ofrece propiamente.

B2B

Es preciso aclarar que la abreviación B2B hace referencia a Business to Business, la cual se traduce al español como empresa a empresa. En este sentido, el B2B hace referencia a un modelo de negocio corporativo, donde dos o más empresas se realizan de manera comercial con respecto a la venta de un servicio o un producto.

Debido a que se habla de una relación de dos o más empresas, la venta de bienes suele ser bajo el comercio mayorista. Sin embargo, este tipo de modelo también alude al consumo de contenido o disfrute de servicios.

Las decisiones de compra a nivel empresarial no son tan fáciles como las personales. Esto hace que el modelo del B2B sea significativamente más complejo que el B2C (Business to Consumer), traducido como empresa a consumidor, modelo tradicionalmente conocido como la oferta de un producto o servicio por parte de una empresa a un consumidor final.

De hecho, la optimización y digitación del ecosistema empresarial se explica en gran medida desde este punto: un aumento en la eficiencia le permitirá realizar operaciones comerciales a nivel B2B bajo un proceso más cómodo y operativo, siendo la optimización y digitalización los recursos clave para ello.

Buyer

Un Buyer es un perfil que una empresa crea en función de la información real de sus clientes. Se trata de un modelo de cliente ideal para la empresa, ya que posee todas las características necesarias (en términos de sus preferencias, sus actitudes y sus necesidades) para fidelizar con la marca.

Podría decirse que el Buyer es un arquetipo que una empresa crea con la finalidad de diseñar estrategias que se basen en la satisfacción de, en este caso, un arquetipo de persona. Si bien no existe una persona con todas estas características de manera conjunta y perfecta, este igual podrá resultar en una referencia adecuada para la empresa.

En este sentido, un Buyer no es más que un perfil ficticio que ha sido diseñado con la finalidad de dar una dirección a las campañas de una compañía. De este modo, todos los contenidos y planes de Marketing Digital serán aplicados en torno a sus rasgos, lo que, técnicamente, ha de incidir de manera positiva en el flujo de ventas.

La creación de un Buyer debe responder a preguntas como ¿Qué actividades realizan los clientes de la empresa?, ¿de qué trabajan?, ¿dónde transitan?, ¿qué tipo de clientes se posee?, ¿qué necesidades tienen?, etc. Todo lo que pueda aproximar a un perfil más representativo, ayudará a determinar el Buyer más adecuado.

Bancario

El cliente bancario es una persona que establece una relación contractual con una entidad financiera, es decir, un banco. La variedad de servicios que el cliente puede disfrutar a través del banco, serán pactados a través de un documento legal, de modo que estos puedan celebrarse de manera estandarizada y consensuada.

El uso de los contratos permitirá a una entidad financiera explicar todas las cláusulas implicadas en el disfrute de los servicios que su cliente solicita, de modo que este pueda aceptarlas bajo su consentimiento, y de esta manera, activar los instrumentos del tipo financiero que requiere.

Beta

Los clientes beta, también llamados pruebas de software, son sistemas de software que han sido desarrollados, pero requieren de una revisión por parte de los usuarios con el fin de comprobar cualquier discrepancia en su funcionamiento. Este proceso de prueba es conocido como beta testing.

Los desarrolladores liberan una versión no oficial (beta) de un software (programa o aplicación) para que un determinado grupo de usuarios denominados betatester pueda hacer uso de esta. Durante su uso, podrán encontrar fallas -en caso de haberlas- y llevarlas a modo de feedback a los desarrolladores.

Este proceso es llevado a cabo para cerciorar que el software ha sido diseñado correctamente, y que, de esta manera, cumple con todas las funciones que el usuario necesita.

Cliente Corporativo

Cuando se habla de un cliente corporativo, se está hablando de una empresa que establece un pacto comercial con otra. No existen clientes simples y naturales, sino compañías representadas a través de una marca.

Los clientes corporativos constituyen los actores del modelo de negocios B2B (Business to business) donde una empresa ofrece sus productos y/o servicios a otra, generalmente, en cargas mayoristas.

Gracias a ello, se observan algunos rasgos presentes únicamente en este tipo de negocios, como ahorro en el costo, una segmentación mucho más sencilla de los clientes corporativos y sistemas para la optimización del proceso de venta, como aplicaciones estadísticas, administración de bienes, etc.

Crítico

Es un cliente que muestra un comportamiento hermético ante las opiniones de su asesor de ventas durante una compra. Se le caracteriza por cuestionar todas las sugerencias que este recibe, y al mismo tiempo, elaborar afirmaciones sobre un producto y/o servicio sin valorar otras opiniones.

Los clientes críticos suelen mostrar dificultad para la conversión, por lo que algunas empresas pueden encontrarse con problemas al momento de atender a estas personas. El personal debe capacitarse para aprender a ofrecer un servicio amigable y ameno a pesar de la actitud de este tipo de clientes.

Conservador

El cliente conservador es aquel que solo se muestra dispuesto ante una opción habitual de compra. Se le conoce por ser cerrado al cambio, a no probar otro tipo de productos y disfrutar de nuevas opciones. El cliente conservador no es necesariamente una persona mayor, puesto que es posible encontrar clientes conservadores de corta edad.

Estos clientes suelen caracterizarse por no comprar productos de calidad cuestionable, evitar cualquier producto novedoso, se basa en la compra de “lo esencial” y no muestra interés en diversificar los servicios que disfruta.

Las personas que adoptan este tipo de perfil han experimentado problemas al variar de productos, o inclusive, lidiado con engaños al momento de paga por un servicio distinto. También se teoriza que esta clase de clientes son personas inseguras, lo que no les permite valorar la idea de otras opciones de compra.

Convergente

Un cliente convergente es aquel que posee una gama de conocimientos mixtos relativos a un producto, es decir, que domina puntos como el comportamiento del mercado, las especificaciones, la gama antecesora y demás aspectos relativos de los productos que una empresa ofrece.

El cliente convergente es la evolución de lo que alguna vez fue el cliente espectador, propio de la época de los 90, donde este solo podría analizar los productos que una empresa presentaba en su catálogo. En consecuencia, el cliente no podía diferir ni llegar a conclusiones muy ajenas a las opciones que se encontraban ante sí.

En la actualidad, la evolución de la tecnología y el alcance a la información, ha permitido que el cliente sea capaz de tener dominios variados, pero al mismo tiempo, convergentes sobre un producto y/o servicio en específico. Gracias a ello, puede apropiarse en gran medida de los conocimientos necesarios para conocer sobre el producto que requiere.

Comercial

El cliente comercial es el representante de una empresa, cuyo objetivo es establecer relaciones comerciales con otras. Podría decirse que el término de cliente comercial es un sinónimo del cliente corporativo, el cual participa en procesos de B2B, relacionando a dos empresas de manera comercial.

Generalmente, el cliente comercial es una persona que se encuentra en la búsqueda de proveedores de servicios y/o productos, procurando relaciones sólidas y beneficiosas para su propia compañía. Muchos de los contratos comerciales entre clientes de este tipo, suponen ventajas como precios mayoristas, relaciones directas entre corporativos, etc.

Consumidor

El cliente consumidor es una persona que paga por el consumo de un producto o disfrute de un servicio. El término consumidor es empleado para en el Marketing para denotar a todas aquellas personas que, a cambio de una cantidad de dinero, obtienen algo de una empresa.

No obstante, un consumidor también puede hacer referencia a una persona que disfruta del contenido de una marca, ya sea a través de redes sociales o sitios web, lo que si bien no implica un proceso de compra y venta, reconoce la presencia de un intercambio entre el contenido de la marca y la interacción del usuario.

De Minecraft

Un cliente de Minecraft es una versión del juego que cuenta con una serie de modificaciones, ofreciendo una experiencia de juego diferente a la típicamente obtenida con el juego original. Se le diferencia de un mod gracias a que el cliente es una versión que ya incorpora las modificaciones, evitando un proceso de configuración en el sistema del juego.

Desconfiado

Los clientes desconfiados son personas que no valoran las sugerencias o recomendaciones de sus asesores de venta, específicamente, bajo un argumento de desconfianza. No encuentran conformidad con las ofertas de un producto, alegando descontento en el proceso de compra.

Generalmente, estos no son capaces de reflexionar sus ideas, lo que les impide reconocer cualquier observación proveniente, inclusive, de un experto en el producto, quien comúnmente le ofrece asesoramiento durante su proceso de compra o consulta en una empresa.

Digital

Un cliente digital es una persona que opera desde las redes para adquirir sus productos y/o servicios. Es también llamado cliente 2.0, y a diferencia de los clientes tradicionales, estos muestran una preferencia por la compra en línea, evitando trasladarse hasta una negocio para retirar su compra.

Los clientes digitales presentan un conjunto de características que lo diferencia de manera importante del cliente tradicional. Así, es posible diferenciarlo gracias a que este, durante su proceso de compra:

  • Son exigentes: Son personas que esperan un servicio eficiente, en términos de los tiempo y atención. Este tipo de cliente suele operar a través de plataformas digitales para ahorrar tiempo, y al mismo tiempo, por conocer lo suficiente del producto, por lo tanto, suelen ser exigentes.
  • Están informados: El cliente digital es una persona que ha investigado previamente sobre sus productos, por lo que, en pocas ocasiones, conservan dudas al respecto de su opción de compra. En este sentido, están informados gracias a que han visitado sitios o redes sociales para investigar al respecto.
  • Son competitivos: Los clientes digitales son capaces de recorrer una variedad de marcas en la búsqueda de un mismo producto y/o servicio. Esto quiere decir que harán comparaciones entre las mejores opciones para, al final, optar por la que le resulte más rentable. Esto los hace más difíciles de fidelizar.
  • Son promotores: Una característica que estos pueden compartir con los clientes tradicionales, es que se encargan de promover sus experiencias en sus redes sociales, bien sea para recomendar o para refutar cualquier producto que hayan adquirido.
  • Emplean referencias: Algunos clientes 2.0 hacen uso de los canales digitales para tomar referencias sobre un producto y luego adquirirlo de manera presencial. En otras palabras, consultan de manera online, pero compran en offline.

Difícil

Los clientes difíciles suelen dar problemas en el proceso de compra, ya que no están dispuestos a negociar durante la adquisición de un producto. Tienden a ser impacientes y demuestran una actitud conflictiva mientras interactúan con su asesor de ventas. Sus probabilidades de compra, por lo tanto, suelen ser bajas.

Discutidor

Un cliente consumidor es aquel que sugiera argumentos contrarios a los de su asesor de ventas, mostrando una actitud taxativa en todo momento. Esto puede ocurrir debido a que el cliente se ha asesorado de manera errónea previamente, o porque ha tenido quejas con respecto a un producto.

Los clientes discutidores deben ser tratados con sumo cuidado, ya que de no quedar complacidos con su experiencia, podrán difamar la marca de una empresa, lo que podría llegar a restar una porción de sus ventas. Sin embargo, ello también dependerá de los argumentos que el cliente presente en su discusión ante la empresa.

En contabilidad

La contabilidad define el término cliente como una persona, ya sea natural o jurídica, la cual obtiene un servicio o bien a cambio de una cantidad de dinero determinada, o inclusive, otro tipo de retribución pactado en un contrato comercial. Se presentan así las figuras del vendedor de los servicios o bienes, en conjunto con la del comprador.

No existe una diferencia sustancial entre la definición cotidiana de cliente y la definición de la contabilidad respectivamente. En tal sentido, se les considera conceptos prácticamente similares.

Fiel

Un cliente fiel es aquel que se mantiene en constante seguimiento con respecto a los productos y ofertas de una empresa o marca. Son personas que han logrado conectar con la empresa (fidelización) gracias a que han encontrado productos y/o servicios de su agrado para su respectivo uso.

Estos clientes, a pesar de tener otras opciones, siempre valorarán, en primer lugar, a una empresa en específico como su opción de compra. Así mismo, serán promotores de sus promociones, destacando sus fortalezas más importantes. Este tipo de clientes puede suponer un beneficio para las ventas de la empresa, al atraer a más personas a comprar.

Frecuente

Se le denomina frecuente al cliente que realiza sus compras de manera habitual en una empresa en específico. Esto se debe a que el cliente se encuentra fidelizado, aunque pueden existir otros factores como la distancia, el coste de los productos, e inclusive, las actividades que realiza el cliente (mayorista).

Toda empresa querrá tener clientes frecuentes, para lo que deberá generar las condiciones que los atraiga o los convierta. Ello dependerá, no solo de la calidad de sus productos, sino también de las estrategias de comercialización que aplique.

Final

El cliente final, también llamado consumidor final, es aquel comprador que adquiere el producto en la última etapa de distribución de un producto, es decir, en tiendas o negocios de venta. En otras palabras, es la persona destino a la cual deberá llegar un producto para que esta pueda hacer uso del mismo.

Una persona que decide acudir a una tienda de telefonía para adquirir un smartphone es un cliente final, ya que esta será quien lo empleará luego de que una empresa la distribuyera a la tienda donde esta persona hizo la respectiva compra.

Los clientes finales coexisten en el mercado final, el cual se constituye de todos aquellos negocios o abastecimientos donde los clientes se dirigen para adquirir los bienes o servicios que requieren.

Cliente final
  • Save
Qué es un cliente final

Fidelizado

El cliente fidelizado es aquel que una empresa ha obtenido a través de un proceso de fidelización. La fidelización es un mecanismo que permite que un cliente conecte de manera positiva con una empresa o marca, a la cual acudirá cada vez que necesite un producto en específico.

La fidelización ocurre gracias a que el cliente ha tenido múltiples experiencias satisfactorias tras su compra, lo que da lugar a un vínculo en el que este posicionará a la empresa como su mejor opción. La fidelización es un concepto proveniente del Marketing, donde a su vez se sostiene que todas las empresas deberán generar la mayor cantidad de fidelizados.

Al momento de lograrlo, una empresa aumentará sus ventas, no solo por parte del cliente fidelizado, sino también por quienes formen parte del círculo del fidelizado. Inclusive, estos clientes podrían debilitar a la competencia al sugerir a su empresa favorita como la mejor opción.

Pero los beneficios no solo recaerán en las ventas, sino también en las mejoras. Esto se debe a que los clientes fidelizados ofrecen feedback a las empresas, lo que les permitirá valorar los puntos más importantes para mejorar la calidad de sus productos y/o servicios.

Financiero

El cliente financiero es aquel que solicita servicios que son ofrecidos por una entidad financiera. Bajo esta idea, cliente financiero y cliente bancario pueden usarse como sinónimo, al estar referidos al mismo perfil.

Estos clientes, a través de un contrato, solicitan múltiples servicios a una institución financiera para obtener diferentes beneficios como créditos, cuentas bancarias, consultas, etc.

Grosero

El cliente grosero es aquel que entabla discusiones con facilidad, donde probablemente pueda ofender a su asesor de ventas por simples desacuerdos o diferencias. Este perfil se caracteriza por no tener modales y buenas normas de cortesía, lo que dificultad que la empresa pueda fidelizarlo a causa de sus actitudes.

Gruñón

Cuando un cliente se enfada con facilidad, se muestra insatisfecho con todo lo que le rodea y no tiene nada de paciencia, es un cliente gruñón. Son personas que muestran un carácter difícil al momento de hacer compras, ocasionando algunos problemas durante la entrevista de venta, y en consecuencia, complicando la situación del vendedor.

Habitual

El cliente habitual, al igual que el frecuente, es aquel que realiza compras en una empresa con cierta recurrencia. Puede tratarse de clientes fidelizados, o por otra parte, de clientes que se encargan de adquirir para vender a un cliente final. En cualquiera de los casos, la persona que adquiere constantemente los productos de una empresa es un cliente habitual.

Híbrido

Un cliente híbrido es una unidad de trabajo, precisamente, un computador que no posee tarjeta gráfica ni disco duro, el cual logra iniciar su sistema operativo a través del arranque por red. Si bien puede operar de manera independiente, necesitará de un servidor para poder, además de iniciar su SO, obtener datos de almacenamiento y gestionar programas.

Normalmente, el cliente híbrido es empleado en la arquitectura del cliente ligero, es decir, empleando aplicaciones de manera remota. Si bien no posee hardware para funcionar por sí sola, este rasgo los convierte en un dispositivo más económico. Además, el uso de todas sus aplicaciones será gestionado por el servidor central, facilitando su manejabilidad.

El uso del cliente híbrido resulta así en una opción más rentable para diferentes usos, ya sea en el ámbito académico, laboral o, inclusive, corporativo.

Hostil

El cliente hostil se opone completamente a la sensibilidad de su asesor de ventas. Es una persona que maneja un lenguaje corporal agresivo, así como un tono de voz alto. Su interacción resulta intimidante y negativa para quienes le ofrecen asesoramiento en el intercambio comercial.

Los clientes hostiles pueden, inclusive, llegar a agredir física o psicológicamente a otras personas, razón por la que es vital que los asesores de ventas cuenten con las herramientas prácticas para disuadir a este tipo de clientes.

Hiperconectado

El cliente hiperconectado es aquel que realiza una investigación exhaustiva a través de sus dispositivos inteligentes. Su finalidad es asesorarse tanto como sea posible sobre, al menos, la categoría de compra en la que se encuentra el producto de su interés específicamente.

Este fenómeno se debe a que un consumidor posee, al menos, 4 dispositivos con los cuales puede navegar y consultar información. En consecuencia a ello, el proceso de compra se ve arropado por estos portales electrónicos, dando lugar a dos puntos importantes.

En primer lugar, el usuario ahora no solo analiza una o dos opciones de compra, sino al menos diez empresas. En segundo lugar, encontrará mayor comodidad al poder comprar de manera digital. Estos dos puntos definen así al cliente hiperconectado, el cual, además de investigar a fondo sus productos, consulta gran parte de la competencia que también lo ofrece.

Estas cualidades lo convierten en un cliente hermético, dado que puede conocer gran parte de las prestaciones de los productos y/o servicios que consumen. Sin embargo, no se trata de una persona precisamente problemática, sino más bien conocedora en gran medida de sus productos.

Ideal

El cliente ideal es aquel muestra una actitud beneficiosa y amistosa ante la empresa. Es una persona apoya todas las propuestas de un negocio, comprende que en ocasiones pueden existir problemas y se muestra sumamente agradecido con el trabajo que se realiza.

No se trata precisamente del cliente que compra más, sino de aquel que puede ofrecer una experiencia de venta satisfactoria al personal de la empresa, mostrándose respetuoso y responsable en el momento de hacer negociaciones.

Insatisfecho

El cliente insatisfecho es aquel que no ha logrado satisfacer sus necesidades a través de la compra de los productos y/o servicios que adquirió en una empresa. En consecuencia, esta persona expresa inconformidad debido a la experiencia que ha tenido luego de su decisión..

Un cliente insatisfecho es un resultado negativo para una empresa, pues además de perder una venta, podría enfrentar el mal divulgo de esta persona con respecto a la calidad de sus productos.

Indiferente

El cliente indiferente es una persona que no muestra interés alguno con los productos que se le ofrecen. Ello complica en gran medida la discusión de venta, ya que el asesor no logra determinar si las impresiones que está teniendo son negativas o positivas. Muestra una actitud indiferente, y de allí su nombre.

Impulsivo

El cliente impulsivo toma decisiones con rapidez, aunque no por ello, premeditadas. Producto de ello, esta persona puede cambiar de opinión segundos después de haber seleccionado un producto. Sus juicios no están basados en opiniones concretas, y muestran una actitud muy líquida, es decir, que puede ser moldeada de una manera muy fácil.

Una de las mejores maneras de tratar al cliente impulsivo es a través del descarte de opciones. Para ello, elaborar una lista de los productos y/o servicios que han resultado en su mayor interés, para luego descartarlos progresivamente, y así, llegar a la mejor opción para sí.

Jurídico

Un cliente jurídico es una persona que acude a un abogado para diferentes servicios como asesoría, redacción de documentos y representaciones. Sus necesidades han de ser explicadas al abogado, de modo que este pueda identificar cuáles son los mejores instrumentos del tipo jurídicos a emplear para solucionar su requerimiento correctamente.

Kinestésico

El cliente kinestésico es una persona que, al momento de expresar ideas, realiza un uso más notable de lo normal de su cuerpo. Son personas que se caracterizan por mover sus manos al momento de hablar y ejemplificar, algunos golpean objetos o tocan ligeramente a quienes conversan.

Estas personas son conocidas como personas físico-kinestésicas. El uso de su cuerpo les ofrece una manera más simple de explicarse, por lo que recurren a estos al momento de hacer un planteamiento.

Según Kotler

Philip Kotler es un economista de origen estadounidense, especializado en mercadeo y marketing internacional. Este define al cliente como una persona que satisface sus necesidades a través del uso de un producto o bien. Asegura que la satisfacción de este debe ser el fin de toda empresa.

Kotler sostiene que los clientes son uno de los motores más importantes de una empresa, y todos los proyectos como estrategias deberán estar basadas en mejorar su experiencia al momento de interactuar con una empresa.

Moroso

Un cliente moroso es una persona que no cumple con los plazos acordados para pagar una deuda acumulada tras la adquisición de un producto y/o servicio. Estas personas suelen tener problemas con el uso de tarjetas de crédito y empresas, al no satisfacer los tiempos establecidos en un contrato que firmaron voluntariamente.

Mercenario

Los clientes mercenarios son aquellos que no crean ni expresan un vínculo con una empresa en específico, como lo es en el caso de los clientes fidelizados. Gracias a esto, tienden a cambiar en cualquier momento de marca o empresa a la cual compran sus respectivos productos.

Un cliente mercenario, a su vez, puede clasificarse entres tipos, los cuales se diferencian según las razones por las cuales cambian de una empresa a otra:

  • Busca precios más bajos: Como su nombre lo indica, son clientes que siempre se encuentran en la búsqueda de un mejor precio. Para lograrlo, optan por aquellas empresas que ofrezcan un menor coste en la compra de sus productos. Estas personas toman estas decisiones para mantener o aumentar sus ingresos respectivamente.
  • Switchers: Estos clientes tienen múltiples marcas o empresas favoritas, las cuales venden el mismo producto y/o servicio. Según lo desee, este cambiará de una empresa a otra, pero sin salirse de su repertorio habitual de opciones.
  • Negocios: Son clientes mercenarios que siempre se mantienen en la búsqueda de ofertas acompañadas de descuentos, promociones, regaños extras, etc. Estas personas, más que un buen precio o quedar satisfechos, se interesan en obtener otro tipo de beneficios extras como concursos, ventas mayoristas, etc.

Mayorista

El cliente mayorista se encarga de crear un enlace comercial con el productor o distribuidor de un producto, con la finalidad de optar por un precio más económico a cambio de una empresa de mayor cantidad, en este caso, del tipo mayorista. Los clientes mayoristas suelen distribuir a comerciantes del mercado final, o también, vender por su cuenta.

El término mayorista hace referencia a la sección de una línea de distribución en la que una empresa ofrece un producto en mayor cantidad, lo cual es posible gracias a que sostiene un enlace directo, o al menos, más cercano con el productor respectivamente.

Negociador

El cliente negociador se caracteriza por ser una persona interesada en obtener un beneficio por encima del resto de los clientes. Es muy común que se les encuentre tratando de disuadir a su vendedor por un precio mucho más económico, o al menos, por un beneficio que no podrá encontrar en el resto de los mercados.

Este tipo de clientes es uno de los más comunes, sobre todo en los mercados más informales, donde no existen regulaciones con respecto al margen de precios en los productos. Sin embargo, no quiere decir que no puedan estar presentes en otro tipo de mercados.

Ocasional

El cliente ocasional realiza compras con una frecuencia muy baja, o inclusive, en una sola ocasión. Esto puede deberse a que no ha quedado satisfecho con el producto, a que no reside en la zona, o que requiere con muy poca frecuencia realizar la compra de tal producto y/o servicio.

Observador

El cliente observador tiende fijarse de una manera acentuada en detalles estéticos de un producto y/o servicio. Suelen percatarse de algunas técnicas como el merchandising, de los colores empleados, de la posición de los productos, etc. Gran parte de su decisión de compra estará vinculada con los aspectos visuales de su producto.

La presentación de una empresa adquiere un valor determinante en la compra, al entender que una porción importante de la clientela conserva esta cualidad. Por lo tanto, un diseño atractivo y con un concepto claro, aumentará de manera notable las oportunidades de venta de un producto.

Omnicanal

El cliente omnicanal es aquel que realiza diferentes enlaces de contacto con una empresa al momento de comprar un producto o solicitar asesoría relativa a un servicio. El cliente se comunicará a través de dos o más medios de contacto que la empresa posea para así concretar su compra.

Este tipo de clientes suelen estar conformados por clientes impulsivos, o también, por personas que no tienen dominio total de la tecnología, por lo que tienden a comunicarse a través de dos vías para constatar que han logrado dejar su contacto de manera segura. Más allá de estas razones, el cliente se hace omnicanal cuando se contacta por más de una vía.

El omnicanal es un mecanismo que las mismas empresas han constituido como un modelo para facilitar la interacción entre una marca y sus usuarios. En torno a este enfoque, una gran variedad de empresas cuentan con medios para comunicarse de manera simultánea como lo son chats en vivo, redes sociales, llamadas telefónicas, correo electrónico, etc.

Pareto

El enfoque o ley de Pareto advierte que el 20% de una causa generará el 80% de las consecuencias. Esto quiere decir que un cliente Pareto es aquella quinta parte de una cartera de clientes que es capaz de ocupar el 80% de la facturación de una empresa.

El término cliente Pareto no hace referencia a un perfil o serie de rasgos en específico, sino más bien a una porción de clientes que, en este caso, el 20%, generará la mayor parte de la facturación.

Racional

El cliente racional es una persona que sabe perfectamente lo que quiere y, al mismo tiempo, lo que está buscando en una tienda en específico. Durante su proceso de compra, este no contempla más que pocos minutos para verificar la disponibilidad del producto y así, pagarlo para después retirarlo.

Podría decirse que el cliente racional es, en gran medida, un cliente digital y autosuficiente, ya que no necesita más que facturar su producto para obtenerlo, pues está al tanto de todas las prestaciones y usos del mismo. Inclusive, será capaz de negociar con el vendedor sobre el coste del producto, pues este maneja muy bien la escala de precios.

Este tipo de clientes no escatima en sus elecciones, y tiene una personalidad muy decidida ante el proceso de compra. En caso de tener dudas, suelen tratarse de preguntas realmente técnicas sobre su producto.

Reflexivo

El cliente reflexivo es una persona que dedica una gran parte de su tiempo a valorar detenidamente cada consideración acerca de un producto. Evaluará los pros y los contras de su compra, hará comparaciones con otras marcas, examinará la rentabilidad y las recomendaciones que tenga.

Puede inclusive retirarse para comprar su artículo días después, es decir, cuando haya logrado reconocer todos los factores necesarios para definir su decisión de compra. El cliente reflexivo puede presentarse en diferentes rubros, y su nivel de conocimiento del producto, ya sea mucho o poco, no lo exonerará de una situación como esta.

Turístico

El cliente turístico es aquel que contrata servicios de viajes, es decir, servicios de turismo, con la finalidad de conocer y explorar ubicaciones que sean de su interés. La actividad turística es una de las vertientes más importantes para la economía de un país, lo que hace de los clientes turísticos un elemento importante para sus fuentes de ingreso.

Técnico

El cliente técnico es un tipo de cliente racional, ya que su razón de compra reside en un producto que este requerirá para dar un servicio técnico. Es decir, el cliente técnico es una persona que adquiere un repuesto para posteriormente reparar un determinado dispositivo o aparato.

Se les considera clientes racionales porque conocen por completo el producto que buscan, y no presentan dudas al respecto de su compra, por lo que no requieren más de unos pocos minutos para adquirir su artículo. Son exigentes en cuanto a calidad y precios, por lo que se les considera clientes difíciles de fidelizar.

Terrorista

Los clientes terroristas son personas con un nivel de compromiso prácticamente escaso en cuanto a las intenciones de compra que asevera. Así mismo, tienen la intención de difundir de manera negativa a una marca o empresa. Comúnmente, esto ocurre debido a que han tenido inconvenientes con el personal de la empresa.

Sus intenciones están dirigidas a perjudicar la imagen de la empresa, por lo que se dedicarán a crear problemas tanto desde la difamación como desde la visita al abastecimiento para provocar una situación incómoda.

Temporal

En cliente temporal es una persona que, durante un período de tiempo breve, optará por una empresa para la compra de sus productos. Ello, hasta el momento en el que encuentre una oferta mucho más rentable, o que simplemente le resulte más atractiva. En principio, todos los clientes de una empresa son temporales hasta que son fidelizados o se retiran.

Durante dicho período, la empresa deberá generar estrategias que le permitan fidelizarlo de manera efectiva, logrando aumentar su cartera de clientes y, con ello, sus ingresos respectivamente.

Transaccional

El cliente transaccional solo está interesado en obtener sus productos, y en invertir el menor esfuerzo posible para la adquisición de los mismos. En este sentido, no están interesados en establecer un vínculo con una empresa, más que para satisfacer sus necesidades a través de su compra.

El cliente transaccional requiere de atención inmediata, puesto que no demuestra mayor interés en conocer otros de los productos de la empresa, ni mediar nada más que no sea su propia compra específicamente.

VIP

El cliente VIP es aquel que recibe una atención especializada y preferencia, lo que puede deberse a múltiples factores como su posición económica, sus vínculos con la empresa, etc. En ocasiones, este tipo de clientes requiere de una atención personalizada, debido a que no pueden exponerse en público.

Algunas empresas permiten que sus clientes puedan pagar por atención VIP, por lo tanto, este tipo de servicio no dependerá, en ocasiones, de los rasgos del cliente, sino también de sus posibilidades de pagar tal servicio.

VPN

El cliente VPN es una tecnología que se aplica a través de la red de ordenadores, la cual hace posible una conexión de área local (LAN) segura, específicamente, para el uso de redes no controladas o de redes públicas. A través de este cliente, es posible realizar el flujo de datos de manera segura, ya sea para enviar o recibirlos.

Redes tanto públicas como compartidas pueden disfrutar de un intercambio libre de amenazas, como si se tratara de una red del tipo privada, garantizando la seguridad y calidad necesaria para disfrutar de anonimato y protección de datos.

El término VPN, Virtual Service Network, se traduce como red privada virtual (RPV), y es aplicada en las conexiones punto-punto, a través de conexiones dedicadas.

Vulnerable

Un cliente vulnerable es una persona susceptible debido a situaciones negativas de su vida. Esto se debe a que presentan enfermedades crónicas, que están experimentando problemas económicos, o, en cualquier caso, una situación que comprometa su capacidad económica.

Como consecuencia de ello, este tipo de clientes experimentan problemas para concretar sus compras, por lo que tienden a postergar sus solicitudes o, mostrarse indecisos ante gastar su dinero propiamente.

Fuentes

  1. Quiroa, M.(2019). Cliente Potencial. Economipedia. Recuperado de: https://economipedia.com/definiciones/cliente-potencial.html
  2. (S/F).¿Qué es un cliente interno?. Impulsa. Recuperado de: https://www.sistemaimpulsa.com/blog/que-es-un-cliente-interno/
  3. (2019). El B2B entra en la era de la experiencia. Empresa Actual. Recuperado de: https://www.empresaactual.com/experiencia-del-cliente-b2b/
  4. (S/F) ¿Quién es el cliente bancario?. Educación Financiera. Recuperado de: https://www.asba-supervision.org/PEF/el-cliente-bancario/quien-es-el-cliente-bancario.shtml
  5. García, A. (2019). Cliente indiferente. Cómo es. Cómo tratarle. Cómo venderle. Vana Vicent. Recuperado de: https://cursoventas.es/cliente-indiferente-como-es-como-tratarle-como-venderle/

Leer también: Estrategias para atraer clientes, formas, tips; Cómo ganar más clientes: una guía de marketing para contadores; 7 ideas de promoción de spa para atraer nuevos clientes

Language: Español