Categorías
salud

Chorizo, morcilla y paté: ¿podemos comer charcutería durante el embarazo?

Chorizo, morcilla y paté: ¿podemos comer charcutería durante el embarazo? Una buena rebanada de chorizo, una rebanada de cremoso paté untado sobre pan fresco … Si los antojos de tu embarazada se tornan irresistiblemente en embutidos, debes, antes de sucumbir a ella, comprobar que eres inmune a la toxoplasmosis.

Las pruebas serológicas se realizan sistemáticamente al inicio del embarazo para asegurar o no la inmunización. Se renuevan todos los meses en caso de negatividad.

Embutidos durante el embarazo: ¡cuidado con los parásitos!

La toxoplasmosis es una enfermedad transmitida por un parásito (Toxoplasma gondii) muy extendido en el reino animal. El parásito puede contaminar el suelo y por tanto el agua, las verduras … o ser ingerido por herbívoros donde se enquista en los músculos esqueléticos.

Los seres humanos se infectan al comer carne mal cocida (los quistes se destruyen con el calor), verduras crudas mal lavadas o por contacto directo con los gatos, que son huéspedes privilegiados.

Para la mujer embarazada no inmunizada, las consecuencias se limitan a unos pocos síntomas febriles. Pero en el bebé, la toxoplasmosis es grave si la futura madre no es inmune. Puede provocar un aborto, la muerte en el útero o una enfermedad fetal con daño neurológico y retiniano.

Eres inmune a la toxoplasmosis.

En este caso, puedes consumir todo tipo de embutidos en la cantidad que quieras, pero asegúrate de que tu peso no se vaya volando. Para mantener un buen equilibrio, se recomienda consumir entre 25 y 50 g al día.
Sin embargo, no se recomienda el consumo de ciertos productos de charcutería como rillettes, patés, foie gras o gelatinas durante el embarazo debido a una posible contaminación por Listeria.

No eres inmune a la toxoplasmosis.

Si su prueba de toxoplasmosis es negativa, corre el riesgo de contraer toxoplasmosis durante el embarazo. Por lo tanto, debe eliminar por completo de su dieta el consumo de carnes crudas y, a fortiori, embutidos crudos como jamón, embutidos, chorizo … Pero el consumo de embutidos cocidos (jamón, jamón de aves o mortadela), sigue siendo bastante posible.

Comiste embutidos crudos sin ser inmune: ¿Qué hacer?

Dirígete al consultorio de tu obstetra-ginecólogo o médico general para que te receten un análisis de sangre. En caso de ataque, se prescribirá una dosis diaria de antibióticos hasta el final del embarazo y así se limitará el riesgo de contaminación del bebé.

Embutidos: buenos reflejos para un consumo seguro durante el embarazo

Para las mujeres embarazadas que no son inmunes, la prevención contra la toxoplasmosis se basa en una serie de reglas:

  1. Comer carne bien cocida o congelada, renunciando temporalmente a las carnes raras, los steak tartares, la fondue bourguignonne, las brochetas y cualquier otro método de preparación que solo capture la carne superficialmente;
  2. Lávese bien las manos después de manipular carne cruda;
  3. Pelar bien y enjuagar con abundante agua las verduras y frutas que se comen crudas;
  4. Evite el contacto con gatos;
  5. Solo trabaje en el jardín con guantes y luego lávese las manos;
  6. Guarde las carnes frías compradas en el carnicero en el refrigerador (en la parte más fría entre 0 ° y 4 ° C), 24 horas. Si está empacado al vacío, consérvelo hasta la fecha de vencimiento especificada en el empaque;
  7. Evite comprar en el mercado durante el embarazo (la frescura y el método de almacenamiento no están garantizados). En cambio, concéntrese en comprar de su carnicero habitual o incluso mejores productos preenvasados (menos en contacto con el exterior).

¿Y el chorizo cocido?

El chorizo cocido es seguro para comer durante el embarazo, solo asegúrese de que esté completamente cocido y de comerlo de inmediato. Cocinar mata las bacterias, por lo que está bien haber cocinado carnes curadas, como pepperoni en pizza o chorizo en un guiso.

¿Las carnes curadas son seguras para comer durante el embarazo?

¿Están el jamón de Parma, el pepperoni, el chorizo y el salami entre los alimentos que las mujeres embarazadas deben evitar?

En una palabra

Evite las carnes curadas, a menos que hayan sido cocinadas o congeladas primero.

La vista experta

El último consejo de la Agencia de Normas Alimentarias es que las mujeres embarazadas deben tener cuidado al comer embutidos fríos como salami, chorizo, pepperoni y jamón de Parma. Esto se debe a que estas carnes no se cocinan, sino que se curan y fermentan, por lo que pueden contener parásitos que causan toxoplasmosis.

Es mejor consultar las instrucciones del paquete para ver si el producto está listo para comer o si necesita cocinarse primero.
En el caso de las carnes listas para comer, puede reducir cualquier riesgo de parásitos congelando las carnes curadas / fermentadas durante cuatro días en casa antes de comerlas. La congelación mata a la mayoría de los parásitos y, por lo tanto, hace que la carne sea más segura para comer.

Consultar otros recursos valiosos en nuestros blogs al respecto: Fermentación en la elaboración de alimentos, historia, usos, region, tipos, riesgosQuesos italianos durante el embarazo: ¿Cuáles son seguros para la salud?Queso Mozzarella durante el embarazo: ¿es peligroso comerlo?

Language: Español