Categorías
Industria

¿Cuáles son los masajes linfáticos?

¿Cuáles son los masajes linfáticos? Los masajes linfáticos son un tratamiento especializado en fortalecer y/o sanar el sistema linfático. Es un conjunto de técnicas provenientes de la masoterapia, aplicadas al paciente con el objetivo de regular el funcionamiento dicho sistema, el cual se encarga específicamente de transportar la linfa.

A estos masajes también se les conoce como drenaje linfático, y gracias a su estimulación en el sistema linfático, proporcionan diferentes e importantes beneficios a la salud del organismo. A continuación conoceremos todo acerca de estos masajes, los cuales, a pesar de ser fundamentalmente terapéuticos, también pueden contratarse para fines de esparcimiento.

¿Qué es el sistema linfático?

Seguramente entendemos con una buena noción de lo que va un masaje, pero quizás la palabra linfático al lado de la palabra masaje pueda resultarnos algo ruidosa para nuestro entendimiento. Lo primero es entender qué es el sistema linfático, antes de saber de qué van estos masajes precisamente.

El sistema linfático es un grupo de vasos, los cuales se encargan de transportar un líquido incoloro y transparente conocido como linfa –de allí su nombre de vasos linfáticos. Este contiene diferentes sustancias como proteínas, sales, etc. Su función es mantener el equilibrio entre los múltiples líquidos que hay en nuestro cuerpo, así como protegerlo de posibles infecciones.

Entonces:

¿Cómo actúan los masajes linfáticos?

El papel del drenaje o masaje linfático es provocar contracciones que ayuden a reparar cualquier daño presente en el sistema linfático. Al mismo tiempo, también pueden ser empleados para tan solo estimular la circulación de la linfa, mejorando de manera importante la salud del organismo respectivamente.

El tratamiento de los masajes linfáticos consiste facilitar y promover la circulación de todos los residuos que puedan alojarse en los vasos linfáticos. En este sentido, es un mecanismo que puede reforzar los sistemas de defensa del organismo, y al mismo tiempo, purificarlo.

Beneficios de los masajes linfáticos

A su vez, los masajes linfáticos también proporcionan otros beneficios paralelos a su incidencia en la circulación de los vasos. El paciente que se someta al tratamiento de estos masajes, podrá encontrar beneficios como:

  • Apariencia de la piel: El sistema linfático también mejora el aspecto de la piel. Al respecto, es usado para combatir padecimientos como el acné y la celulitis, limpiando las impurezas que se puedan alojar en la piel.
  • Beneficia la circulación de la sangre: El sistema linfático y el sistema circulatorio operan en paralelo, por lo que el tratamiento de drenaje linfático otorgará beneficios a este último. Por esta razón, pueden usarse para combatir complicaciones asociadas a problemas de circulación en la sangre.
  • Funciona como analgésico: El tratamiento de masajes linfáticos proporciona un efecto analgésico, lo que le convierte en una opción recomendada para tratar complicaciones como es la fibromialgia.
  • Destaca como relajante: Otro de los aspectos más resaltantes del uso de estos masajes es su efecto relajante en el sistema nervioso. Los masajes linfáticos son así usados para regular el estrés y también los episodios de ansiedad. Inclusive, pueden llegar a tratar patologías como la migraña.

¿Qué tipos de masajes linfáticos existen?

La técnica del masaje linfático puede aplicarse de diferentes maneras. Encontraremos así una variedad de masajes linfáticos al respecto, los cuales se presentan de la siguiente manera:

  1. Deslizado: Esta aplicación es mayormente recetada para brazos y piernas, al tratarse de zonas que pueden ser cubiertas por la mano. En este caso, la mano deberá colocarse sobre la zona tratada y cerrarse cuanto sea posible. Luego, deberá mantener una presión leve y así realizar un pequeño deslizamiento en ciclo.
  2. Dedos en círculo: Los dedos deben posarse sobre la zona a tratar –exceptuando el pulgar-, y luego, se realizan movimientos en círculo con una presión leve en la piel. El movimiento en círculo de los dedos no necesita ser rápido, y es importante mantener uniformidad en el trazado de los círculos con los dedos.
  3. Pulgar en círculos: Como en el caso del ejercicio anterior, se ubicarán ahora únicamente los pulgares sobre la zona tratada. Luego, se deben aplicar movimientos en círculo en forma concéntrica, haciendo una ligera presión de manera repetitiva en el área a tratar. Mientras este ejercicio es aplicado, no debe ocurrir ninguna fricción en la zona tratada.
  4. Presión manual: Para este ejercicio, debe usarse el área lateral de nuestras manos, la que da con el meñique. La posaremos sobre la zona a tratar y vamos a ejercer una leve presión para luego dar pequeños giros sin despegar la mano. Los giros deben realizarse con la muñeca, de modo que cuando cada uno termine, los otros cuatro dedos hayan tocado la zona tratada.

Recomendaciones sobre los masajes linfáticos

Los tratamientos para el drenaje linfático ofrecen, como hemos visto, beneficios importantes no solo a nuestro sistema linfático sino también a la estética de nuestra piel. También hemos observado beneficios asociados a la circulación de la sangre, por lo que, en definitiva, los masajes linfáticos resultan en un efecto positivo para nuestro cuerpo.

No obstante, siempre será importante acompañar el tratamiento de este tipo de masajes con una buena rutina de ejercicios. Y por último pero no menos importante, una alimentación balanceada y especializada en los cambios que estamos buscando. Los masajes pueden otorgarnos resultados interesantes, pero esto no será posible si no hacemos un ajuste en nuestros hábitos.

Es importante valorar el acompañamiento de un profesional que nos permita diseñar una estrategia adecuada para lograr nuestros objetivos. Así, ya sea para tan solo purificar nuestros vasos, o para tratar ciertas anomalías como la celulitis, será necesario contar con la ayuda de este profesional.

Contraindicaciones de los masajes linfáticos

La asistencia previa de un profesional nos permitirá determinar si no existen contraindicaciones en nuestro perfil. Al respecto, se sabe que son contraindicaciones ante los masajes linfáticos:

  • Hipertensión.
  • Desnutrición.
  • Infecciones agudas en la piel.
  • Tumores.
  • Hipertiroidismo.

Antes de aplicar para los masajes linfáticos, será preciso realizar un chequeo con un médico, quien podrá indicarnos si presentamos algunas de estas contraindicaciones, siendo tan solo las más típicas que han de presentarse.

Leer también:¿Cuáles son los masajes para aumentar el busto?; ¿Cuáles son los masajes reductores?; ¿Cuáles son los masajes relajantes?

This post is also available in: English (Inglés) Français (Francés) Deutsch (Alemán) Español Dansk (Danés) Nederlands (Holandés) Svenska (Sueco) Italiano Português (Portugués, Portugal)

Share via
Copy link
Powered by Social Snap