Categorías
definicion

¿Cuáles son los 4 pecados mortales?

¿Cuáles son los 4 pecados mortales? Orgullo, codicia, ira y lujuria. Introducción. El pecado es una acción que desagrada a Dios, motivada generalmente por el egoísmo, pero también por otros motivos.

¿Cuáles son los 4 pecados mortales?: orgullo, codicia, ira y lujuria
  • Save
¿Cuáles son los 4 pecados mortales?: orgullo, codicia, ira y lujuria

Se dice que resulta en una desviación de la voluntad de Dios y Sus normas de ética y valores. Hay muchas tradiciones religiosas dentro del cristianismo que definen el pecado de manera similar.

En la Biblia hebrea (y la fe judía), el pecado se consideraba activo en lugar de pasivo, en contraste con la comprensión cristiana canónica. El Antiguo Testamento define el pecado como la violación deliberada de una o más leyes o mandamientos divinos (con algunas restricciones).

El pecado generalmente se define en el Nuevo Testamento como «la transgresión de la ley» [1 Juan 3:4] o como un acto de desobediencia [Romanos 5:19].

En consecuencia, algunos teólogos más recientes sostienen que hablar de un «problema del pecado» significa que estamos hablando de un problema causado por el incumplimiento de una o más leyes (o mandamientos) establecidos por Dios y que solo tiene sentido si creemos en las leyes divinas. .

Esta no es la opinión de la mayoría de los teólogos e historiadores religiosos modernos, quienes ven las cosas de manera diferente. La Biblia enseña claramente que muchas de las acciones humanas que se consideran pecaminosas cuando las leemos fuera de contexto no son realmente pecados en absoluto. No hay necesidad de seguir peleando los viejos argumentos sobre si lo que hiciste fue realmente un pecado o no.

Hay cuatro pecados específicos considerados pecados mortales. Incluyen el pecado de la codicia, la lujuria, la ira y el orgullo. Estos pecados se llaman mortales porque a los ojos de Dios resultan en muerte espiritual o separación de Él.

La pérdida de la gracia santificante es una muerte espiritual que no puede ser cancelada por el arrepentimiento y no puede ser recuperada sino a través del sacramento de la Reconciliación, que nos aplica los méritos de la pasión de Cristo.

El pecado del orgullo

El pecado del orgullo es el pecado de la mente carnal, que es más sutil que los demás. A menudo se manifiesta en orgullo, ira y terquedad. Su signo externo es el deseo de alabanza, que es fruto del amor propio. La mente carnal supone que merece ser alabada y amada por todos porque se considera excelente.

Este sentimiento de valor y superioridad personal suele basarse en una comparación desigual entre uno mismo y los demás. El orgullo conduce a la condena de todo lo que no está sujeto al propio poder, creando así enemigos de aquellos que se niegan a obedecer la voluntad de uno oa controlarlos. Como resultado, uno no tiene seguidores porque son enemigos y lo saben.

El orgullo del hombre natural también se manifiesta a través de la justicia propia o un fervor religioso que hace que uno se sienta orgulloso de cumplir con sus deberes con sinceridad.

Es como si Dios hubiera creado al hombre para que fuera orgulloso y no quisiera que cediera a la vergüenza. La otra característica del orgullo es estar apegado a los poderes y recursos humanos. Este apego a los poderes humanos se llama seguridad carnal.

El orgullo, que es el resultado del estado caído del hombre natural, conduce a un espíritu de contienda, por el cual uno quiere controlar todo a través del control.

Conduce a la desunión en familias y naciones, a la enemistad ya un ansia de poder ingobernable. Todo esto sucede porque uno quiere estar enamorado de sí mismo por encima de todos los demás, y agrega que el objeto del amor debe aceptar esta condición. Si no lo aceptan, entonces están en rebelión contra Dios.

El pecado de la codicia

Este pecado es un deseo desenfrenado de más poder, riqueza o posesiones. La codicia es un hambre insaciable de más y de mayor fortuna de la que ya tenemos. Es desprecio ante los que tienen menos que nosotros, que tienen menos de lo que nos gustaría. Conduce a la envidia y los celos, que son contrarios a la generosidad y la caridad.

Estos vicios destruyen la virtud de la paciencia, que sólo puede crecer sobre una base firme de la virtud de la humildad. La codicia es el vicio que destruye el amor. Este pecado se muestra claramente en el Evangelio al comienzo de la vida pública de Cristo. Habiendo llevado a sus discípulos a un lugar donde pudieran descansar, se enzarzaron en una disputa sobre quién de ellos era el más grande.

El pecado de la ira

Esta es una forma violenta de violencia que lleva a la decisión de pecar. Es la manifestación de la rabia y la venganza. Es causado por una enfermedad o por resentimientos o por eventos traumáticos, por ejemplo, por amenazas que asustan.

Cuando nos sentimos enojados no distinguimos entre el bien y el mal porque no controlamos nuestras acciones. En este camino están el odio, el desprecio, la envidia, los celos, la ira y la violencia. Todos estos vicios son vistos como pecados cuando son transferidos a otras personas porque perturban la paz dentro de las personas.

El pecado de la lujuria

Esta es la negación de la castidad y del deseo sexual de los inocentes, de los niños sobre todo, de todos. No son conscientes de que lo que les hacen a los demás tampoco les agrada. Lo hacen no solo porque quieren estar satisfechos de esta manera, sino incluso sin saber qué es lo que hacen mal.

Es una forma de crueldad y violencia que uno se inflige a sí mismo. Es un vicio que destruye la caridad, la paciencia, la bondad y la generosidad. Termina poniendo en duda la existencia de la Divinidad. Si el hombre es capaz de tan horribles crímenes, ¿quién puede creer que está protegido por un Dios justo y misericordioso? Ver también: ¿El adulterio es pecado?; Consecuencias del adulterio

Conclusión

Estos son pecados que cualquiera puede cometer. El cuerpo no tiene en cuenta las razones y el alma es tentada por ellas sin poder controlarlas porque está obsesionada por el placer o el dolor. Si esto sucede, no siempre es posible saber qué es bueno y qué es malo. Lo único que se puede hacer es tratar de superarlos.

Estos pecados son causados por el exceso de placer o dolor. No siempre es fácil vencer su señuelo. Pero ciertamente se puede lograr practicando la moderación en la comida y el sexo y no desarrollando una dependencia de ellos. El punto es evitar los excesos que causan problemas a nuestras almas.

Lea también:

Cómo vencer el pecado mortal. Hageo: en la biblia, es decir, Nehemías, Zacarías, Muerte ; ¿Qué es el adulterio en la biblia?

Recurso externo: Wikipedia

Share via
Copy link
Powered by Social Snap